AUSTRALIA

Australia, continente insular situado entre los océanos Índico y Pacífico al sureste de Asia y que forma, junto con la vecina isla de Tasmania, la Commonwealth de Australia, miembro con gobierno autónomo perteneciente a la Commonwealth of Nations. El continente limita, al norte, con el mar de Timor, el mar de Arafura y el estrecho de Torres; al este, con el mar de Coral y el mar de Tasmania; al sur, con el estrecho de Bass y el océano Índico, y al oeste, con el océano Índico. Australia tiene una extensión de 7.682.300 km2. La Commonwealth de Australia se compone de seis estados: Nueva Gales del Sur, Queensland, Australia Meridional, Tasmania, Victoria y Australia Occidental y dos territorios, el Territorio Federal de la Capital y el Territorio del Norte. Los territorios externos de Australia son el Territorio Australiano Antártico y las islas Christmas, Cocos (o Keeling), la isla Heard, las McDonald, Norfolk, las islas Ashmore y Cartier y el Territorio de las islas del Mar del Coral. Canberra es la capital de Australia.

Ciudades con encanto

La mayoría de los australianos viven en la costa, casi todos en ciudades. De hecho, Australia es el 18º país más urbanizado del mundo (aproximadamente el 70% de sus habitantes viven en las 10 ciudades de mayor tamaño). Por tanto, las ciudades australianas resultan lugares muy entretenidos. Sídney, la ciudad portuaria por excelencia, resalta por su elegante mezcolanza de playas, boutiques y bares. Melbourne es más artística, con callejuelas y mucho fútbol australiano. Brisbane es una ciudad subtropical hacia el norte; la festiva Adelaida está llena de pubs. La próspera Perth rezuma el optimismo típico de la costa oeste; Canberra es mucho más que política. Si el viajero busca contrastes, la tropical localidad norteña de Darwin y la fría ciudad sureña de Hobart no pueden ser más diferentes. No importa qué ciudad se visite, nunca faltarán buenos cafés, grupos de música en directo, inauguraciones de galerías de arte ni animados festivales de música.

Comida y bebida

Australia ha roto con su pasado culinario anglosajón en el que abundaba la carne con dos tipos de verdura. Hoy ofrece una fusión multicultural formada por técnicas europeas e ingredientes frescos de la costa del Pacífico. Los lugareños la llaman cocina “Mod Oz” (australiana moderna). El pescado y el marisco son fundamentales, lo cual no es de extrañar dado el tamaño de la isla. Desde las suculentas langostas zapatilla hasta el delicado pescado conocido como King George Whiting (sillaginodes punctuatus), el mar australiano ofrece una gran variedad de delicias. Asimismo, se puede degustar pollo, ternera y cordero con una cerveza en las tradicionales barbacoas australianas. Además, los vinos australianos son de primera; destacan los tintos con garra de Barossa Valley, los syrah de McLaren Vale, los semillón de Hunter Valley y los sauvignon blanc del frío Tamar Valley, en Tasmania. Para los adictos a la cafeína, las cafeterías italianas suelen servir unos exprés impecables, pero hoy ya hay máquinas de café en pubs y gasolineras y vendedores en carritos en el centro de las ciudades. El viajero siempre tendrá cerca una buena dosis de cafeína.

Una excelente red de carreteras

Por sus extensas tierras pardas serpentean cantidad de carreteras asfaltadas. Desde Margaret River hasta Cooktown y desde Jabiru a Dover, el mejor modo de apreciar el país consiste en lanzarse a sus interminables carreteras. El alquiler de automóviles es relativamente asequible, el estado de las carreteras suele ser bueno y fuera de las grandes ciudades hay poco tráfico. Si se viaja en autocaravana, existen excelentes parques de caravanas en prácticamente todas las localidades. Si el viajero se siente más intrépido, puede alquilar un todoterreno y salirse de las carreteras. Los parques nacionales y las zonas apartadas son perfectos para meterse por pistas de tierra y acampar en plena naturaleza.

Australia se divide administrativamente en ocho regiones, que también reciben el nombre de territorios. Las principales atracciones de este país son, Sydney, la Gran Barrera de Coral, la Costa Dorada de Queensland y Uluru (Ayers Rock), en los Territorios del Norte. Otras atracciones son los viñedos de Barossa Valley y los pueblos fantasma de Australia Occidental. Además se pueden visitar las comunidades aborígenes en Bathurst y Melville Islands, que se encuentran a 80 km al norte de Darwin. El litoral australiano tiene algunas playas de gran belleza.

A continuación aparece un listado breve de los lugares más interesantes para visitar en cada uno de los territorios.
      
Capital Territory:
En este estado se encuentra Canberra que es la capital de Australia. La capital del país es un ciudad elegante de avenidas amplias, parques y jardines. Merece la pena visitar el Antiguo Parlamento, el War Memorial, The Canberra Deep Space Centre, la Galería Nacional de Australia y el Museo Australiano de Ciencia y Tecnología. Por otra parte aproximadamente la mitad del territorio de esta región está constituída por parques nacionales o espacios naturales. Los más interesantes son: la Reserva Natural Tidbinbilla, el Parque Nacional Namadji, los Humedales de Jerrabomberra y el Corredor del Río Murrumbidgee.
      
Nueva Gales del Sur:
En esta región se encuentra la ciudad de Sydney que es la capital del estado. Es una ciudad moderna y cosmopolita famosa por el edificio de la Sydney Opera House en Bennelong Point. Además destacan los Jardines Botánicos, la Galería de Arte de New South Wales y el Museo de Australia. En el resto del estado se pueden visitar: el Parque Nacional del Puerto de Sydney; el Royal National Park (Parque Nacional Real); el Parque Nacional de las Montañas Azules; el Parque Nacional Ku-ring-gai; el Parque Nacional Kinchega; el Parque Nacional Morton y el Parque Nacional Warrumbungle.

Territorios del Norte:
En este estado se pueden visitar la capital, Darwin, y la ciudad de Alice Springs. Además es famoso por que aquí es donde se encuentran las Tierras Sagradas de los Aborígenes Australianos. Los lugares más interesantes para visitar son Uluru (Ayers Rock); Corroboree Rock y Ubirr Rock.
     
Queensland:
La capital es Brisbane, donde vale la pena visitar los Jardines Botánicos, la Catedral de San Juan, el Museo de Queensland y el Edificio del Parlamento Regional.
La Costa Dorada de Queensland es famosa por ser la mejor zona de playas de todo el país. El otro atractivo de esta región es la Gran Barrera de Coral (The Great Barrier Reef) que tiene una longitud de 2.000 km. y es una de las grandes maravillas naturales del mundo.
       
Australia del Sur:
La capital es Adelaida. Uno de los atractivos de la ciudad es sin lugar a dudas su Paseo Marítimo, el litoral y las playas. La ciudad tiene una atmósfera bastante europea debido en gran parte a las comunidades alemana y de países de Europa del sur que viven aquí. En la región además destacan el Valle Barossa, el Río Murray, la Isla Canguro y las Montañas Flanders.
       
Tasmania:
La capital de Tasmania es Hobart y está situada en la entrada de la Bahía Storm, al sudeste de la isla. Este estado es un destino de primer orden para los amantes de la naturaleza y de las actividades al aire libre, como : canoa kayak, descenso de rápidos, cruceros de aventura por los ríos Macquaire o Gordon y ciclismo (incluídos los circuitos en mountain-bike). Además Tasmania tiene 15 Parques Nacionales que cuentan con una flora y fauna muy espectacular, que en muchos casos es endémica de la isla.
     
Victoria:
Melbourne es la capital de este estado. Es una ciudad muy cosmopolita, con más de tres millones de habitantes, y una arquitectura que combina muy bien los elementos tradicionales y modernos. Se recomienda visitar la Galería Nacional, el Parlamento y la Casa del Capitán Cook. Los Parques Nacionales de Phillip Island y Wilson´s Promontory son los más impresionantes del estado.
     
Australia Occidental:
La capital de este territorio es Perth, esta ciudad ha sabido combinar los rascacielos con la herencia colonial; además goza de un clima muy soleado durante todo el año. El Parque Nacional de Nambung es famoso por sus formaciones de piedra caliza, mientras que el Parque de Vida Salvaje de Cohunu, tiene una flora y fauna muy interesantes.

Entorno y medio ambiente:
Australia es una inmensa isla-continente situada al sur de Indonesia y Papua-Nueva Guinea, entre los océanos Pacífico e Índico. Mide cerca de 4.000 km de Este a Oeste y 3.200 km de Norte a Sur: es el sexto país más grande del mundo. La zona interior del país es llana, árida y escasamente poblada. El grueso de la población se encuentra repartido entre la llanura oriental costera, fértil y estrecha, y la costa suroriental. La Gran Cordillera Divisoria discurre de Norte a Sur por la costa oriental, separando la llanura costera de las zonas más secas del interior. La Gran Barrera de Arrecifes está localizada entre 50 y 300 km mar adentro y se extiende a lo largo de 2.000 km desde el estrecho de Torres hasta Gladstone.
      
Australia está adornada con una mezcla fascinante de flora y fauna autóctonas. Entre sus plantas excepcionales, se encuentra el omnipresente árbol de la goma o eucalipto, del cual se pueden hallar hasta setecientas variedades. Otras especies de plantas comunes son la acacia, la banksia, la telopea oreades, el callistemon, paperbarks y el árbol del té. Entre los animales endémicos, figuran el simbólico canguro, el koala y el emú, así como el ornitorrinco, equidna, zarigüeya, numbat y dingo. También hay aves interesantes, como los loros, cacatúas y kookaburras (también laughing jacass). Respecto a la fauna peligrosa, podemos citar las arañas australianas (en particular la redback y la de tela de araña de embudo), las serpientes (en concreto las especies venenosas marrones, atigradas, víbora, víbora cobriza y red-bellied black-storeria occipitamaculata) y los cocodrilos de agua salada y de agua dulce. Existen más de quinientos parques nacionales, con selvas, desiertos, cadenas montañosas y dunas costeras.
       
Las estaciones australianas son la antítesis de las de Europa y América del Norte: el verano comienza en diciembre, el otoño en marzo, el invierno en junio y la primavera en septiembre. Las variaciones entre las distintas estaciones no son pronunciadas y es raro que las temperaturas desciendan por debajo de cero en el interior, excepto en las montañas. Hacia el Norte, las variaciones de temperatura entre unas estaciones y otras disminuyen. Darwin, en el extremo norte, se ubica en la zona del monzón, donde no hay más que dos estaciones: cálida y húmeda, y cálida y seca.
       
Los estados sureños son muy populares durante los meses de verano, aunque las mejores épocas para visitarlos son la primavera y el otoño, cuando el clima es suave, Queensland permanece templado, la humedad no es abundante en el Norte y en el monte las moscas reducen su número. La primavera en el campo, si las lluvias han propiciado el crecimiento de las flores silvestres, puede convertirse en una delicia para la vista.

Geografía:

Australia está bañada por los Mares de Arafura y Timor al norte; los mares de Coral y Tasmania (en el Pacífico Sur) al este, el Océano Meridional al sur y el Océano Indico al oeste. El litoral costero tiene una extensión de 36.738 km. La mayoría de la población habita en las franjas costeras del este y del sureste. La mayor parte del paisaje australiano está formado sobre todo por llanuras salpicadas de lagos y atravesadas por ríos además de algunas cadenas montañosas situadas en el litoral. En el extremo nororiental (Península de Cape York) hay selvas tropicales. El sureste de Australia es una enorme llanura muy fértil. Aunque el país en general es bastante seco, existen zonas nevadas del tamaño de Suiza.

Australia conoce en general un clima caliente y seco de carácter continental.
Sólo las costas Norte y Este como la de Tasmania son húmedas.
      
El clima tropical del Norte y del Nordeste se caracteriza por las temperaturas elevadas (27° de media en Darwin), los veranos calientes y lluviosos (diciembre) a veces sujetos a ciclones e inviernos suaves (julio)

En la zona árida, la más grande, situada en el centro del continente, se alcanzan temperaturas elevadas (23,3° de media en Alice Springs) acompañadas de precipitaciones débiles.
     

De todas formas, puede hacer mucho calor por el dia y helar por la noche.
    
En Tasmania y en Victoria, al Sudeste, le clima es templado, de tipo oceánico con precipitaciones en todas las estaciones, con veranos cálidos e inviernos fríos.
     
Finalmente, en el Sudoeste (Perth), como en el sur (Adelaida) reina un clima mediterráneo marcado por veranos calurosos y secos e inviernos suaves y lluviosos

SOCIEDAD

Se cree que los aborígenes ocupaban las tierras del territorio que hoy se conoce como Australia hace más de 50 mil años. Los aborígenes utilizaron la pintura rupestre para transmitir historias de padres a hijos. Se pueden encontrar multitud de pruebas de la existencia de un pasado milenario en todo el territorio de Australia.
     
Los australianos, desprovistos de una identidad cultural propia, han tomado de aquí y de allá numerosos y diversos elementos provocando y creando costumbres muy propias y haciendo de Australia un lugar abierto. El país cuenta con aproximadamente 17 millones de habitantes. Los estados más poblados son Nueva Gales del Sur y Victoria. Sus capitales, Sydney y Melbourne, respectivamente, cuentan con más de tres millones de habitantes cada una. La población se concentra a lo largo de la costa este, de Adelaide a Cairns y de forma muy similar, aunque en menor número, en Australia Occidental. El centro del país está muy despoblado. Existen alrededor de 230 mil aborígenes, la mayoría concentrados en las zonas del centro y del norte. Los aborígenes tienen hoy una ley a su favor para reivindicar todas las tierras de dominio público que fueron habitadas por ellos antes de la colonización. Hasta la Segunda Guerra Mundial los australianos eran, predominantemente, descendientes de ingleses e irlandeses. Sin embargo, finalizada la Segunda Guerra Mundial hubo un cambio drástico en los flujos migratorios, recibiendo el país a europeos, mayoritariamente griegos e italianos pero también yugoslavos, libaneses y turcos. Si viaja a Australia buscando auténticos australianos encontrará una muestra de todo el mundo, todos ellos australianos, todos ellos "aussies". La típica imagen de "Cocodrilo Dundee" es casi una fantasía, un modelo rural que se ve muy poco. Australia es, en fin, sinónimo de diversidad.

Arte:
Australia posée una relevante herencia artística y un panorama de arte contemporáneo fascinante. Las pinturas y tallas realizadas por los aborígenes en las rocas tienen una antigüedad de al menos 30.000 años. Los colonizadores europeos comenzaron a elaborar formas propias del arte australiano hacia finales del siglo XIX. Diversos artistas de mediados del siglo XX alcanzaron renombre mundial (Sydney Nolan, Arthur Boyd, Patrick White); sus seguidores modernos han destacado en pintura (Brett Whiteley, Fred Williams), literatura (Peter Carey, Thomas Keneally), ópera (Joan Sutherland), cine (Peter Weir, Bruce Beresford, George Miller, Gillian Armstrong), comedia (Barry Humphries), danza (Graeme Murphy, Paul Mercurio), música popular (Nick Cave, INXS, Midnight Oil, Silverchair) y entre los actores (Mel Gibson, Nicole Kidman). El arte aborigen contemporáneo ha resurgido a lo largo de la última década; sus representantes han explorado la manera de conservar sus valores tradicionales y compartirlos con una comunidad más amplia.

Arte Aborigen:
El arte aborigen está lleno de simbolismos que se manifiestan en una extraordinaria combinación de formas, figuras y fondos. Tan sólo se utilizan 4 colores básicos: el ocre rojo, ocre amarillo, caolín y el negro de carbón. Para pintar estos colores se diluyen en agua, utilizando la punta de un dedo o bien, un trozo de madera. Los aborígenes, normalmente, suelen decorar todos los objetos de uso cotidiano como cestas, "boomerangs", cuchillos, escudos, tazas, recipientes, etc. En algunas ceremonias los aborígenes se pintan el cuerpo además de adornarlo con plumas de diferentes colores.
     
Cuando se intenta definir las pinturas aborígenes se dice que se trata de expresiones "realistas". Los indígenas representan, además, por ejemplo en la silueta de un animal, atributos que el aborigen sabe que se encuentran dentro de él. Así bien, puede dibujar los huesos, zonas musculares o incluso los intestinos. Muchas veces, al representar un pez se dibujan sus espinas, la vejiga o sus entrañas. Generalmente las pinturas tienen un carácter mágico y se hacen para obtener de los espíritus la ayuda necesaria para la caza de los animales pintados.
      
El lazo de unión entre los antepasados y los aborígenes son los totems. Cada indígena tiene su propio y personal tótem o "sueño" (en inglés dreaming), que quiere decir ilusión, ensueño, sueño. Estos tótems se representan de diversas y variadas formas, generalmente bajo el aspecto de animales.
   
Arte Europeo:
En cuanto al arte europeo, especialmente en lo referente a pintura, a finales del siglo XIX hace su aparición un grupo de jóvenes artistas. Sus trabajos son considerados como las primeras expresiones pictóricas propiamente australianas. Este grupo de artistas, llamado la Escuela de Heidelberg, realizó diversos trabajos en acuarela donde se representaba el auténtico espíritu de la vida de Australia. Sin lugar a dudas en sus trabajos se percibe la influencia francesa, sobre todo en el tratamiento de la luz, muy similar al tratamiento dado por los impresionistas de Europa. Entre los pintores de aquella época destacan los nombres de Arthur Streeton, Frederick McCubbin, Tom Roberts, Charles Conder, Walter Whiters o Louis Abraham. Sus trabajos pueden admirarse en numerosas galerías del país.

A mediados del siglo XX, en los años cuarenta, surge otro movimiento revolucionario en Melbourne. Bajo un nuevo espíritu, jóvenes artistas abren otra línea de trabajo en lo que a pintura australiana se refiere. En este grupo están incluidos algunos de los pintores más famosos del país como Arthur Boyd o Sydney Nolan. Los trabajos más recientes como los de Brett Whiteley o Fred Williams han alcanzado gran prestigio en el ámbito internacional.     

  
Deporte y Actividades al Aire Libre:

El deporte es la religión de Australia, campeona mundial de cricket, de la liga de rugby, de la unión de rugby, de natación y de ciclismo. Otros deportes que despiertan gran interés son el baloncesto, la vela, el fútbol y el fútbol australiano o Aussie Rules, un deporte característico de Australia similar al fútbol gaélico. Los Juegos Olímpicos de 2000, celebrados en Sydney, fueron considerados por el presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, los mejores hasta la fecha.
      
Si usted es de los que gustan de las actividades al aire libre, Australia cuenta con numerosos Parques Nacionales provistos de inquietantes y excitantes senderos para la práctica del trekking. Si es de los que gustan del agua, las actividades náuticas están a la orden del día. El país cuenta con excelentes playas para nadar, muy próximas a las principales ciudades y a los centros vacacionales. Se puede practicar el windsurfing, un deporte que ha cautivado a la mayoría de los australianos, la vela, el esquí acuático o tabla hawaiiana. Sin embargo, uno de los deportes rey de la costa australiana es sin duda el surf.
     
Los amantes del buceo encontraran un paraíso: aguas limpias y cristalinas teñidas de colores azules indescifrables, sobretodo en la Gran Barrera de Coral, la más grande del mundo. Por otro lado, es posible alquilar un yate o un velero y navegar por las fascinantes y encantadoras costas. Si lo desea, es posible practicar la pesca de altura y para los menos atrevidos, la pesca en los abundantes ríos de agua dulce es una experiencia inolvidable. Continuando con los ríos, no deje de experimentar y disfrutar de un descenso por los "rápidos" del país.
     
No hay que desestimar los paseos en caballo por montañas y valles, así como los safaris y excursiones en camello por los desiertos centrales, una verdadera aventura. Y de ahí, le aconsejamos que se monte en un globo de aire caliente para descubrir y admirar la gran extensión de esta "isla" que es un continente. Para los amantes de la nieve, Australia cuenta con excelentes zonas de esquí.
     
Si prefiere actividades más sosegadas recuerde que Australia dispone de excelentes campos de golf y buenas canchas de tenis, sin olvidar que puede nadar en las piscinas de los hoteles de prestigio o bien, relajarse y descansar en un jacuzzi.
     
Si aún le quedan energías o es usted de los que disfrutan más como espectador que como participante no deje de acudir a alguno de los numerosos eventos deportivos. Puede comenzar por las carreras de caballos o si lo prefiere asista a un encuentro de fútbol australiano o de rugby, que son todo un espectáculo. Continuando con la emoción puede asistir a las carreras de motos o de fórmula uno o bien, a un partido de cricket o de baloncesto.

Gastronomía:

Ciertamente no existe una comida típicamente australiana, pero si hay platos típicamente australianos que son toda una delicia, sobre todo, por la frescura y la alta calidad de sus ingredientes. Por otro lado, gracias al fenómeno de inmigración, Australia es un verdadero paraíso culinario de gran importancia.
     
Para comenzar le aconsejamos que se decante por el Pastel de Carne Australiano, el plato nacional, acompañado de salsa oscura o "gravy". Es el plato que más se consume (a cantidades inimaginables) y se puede acompañar con una buena ensalada de verduras frescas. Después le sugerimos continuar y animarse a probar la carne de cocodrilo, carne de búfalo, carne de canguro, de camello o de emú. Si no le apetece, se puede decantar por los cortes de carne de vaca o de cordero, todos ellos una delicia.
     
En cuanto a mariscos y pescados, Australia es un edén. Encontrará enormes langostas, cangrejos, moreton "bay bugs", pequeños crustáceos, "mud crabs", centollos y una rica variedad de mariscos como gambas, yabbies (especie de langostinos de agua fresca) o cigalas. En cuanto a pescados destacamos el barramundi, un exquisito pescado de las aguas del norte.
     
Para postres el más popular es el Pavlova, una sabrosa combinación de merengue, fruta fresca y nata. En cuanto a frutas la lista puede ser interminable. Dado que la mitad de Australia es tropical o subtropical, abundan los mangos, piñas, guayabas, plátanos, papayas, kiwis, melones, melocotones, etc.
    
El servicio es a la europea, pero existen también restaurantes auto-servicio, bistros, cafés, restaurantes familiares y pubs en los cuales se puede comer en la barra por un precio muy razonable. Algunos restaurantes que no tienen una licencia para bender bebidas alcohólicas, permiten que el cliente traiga su propia botella de alcohol. Australia ofrece también una gran variedad de comidas internacionales: francesa, griega, española, china, vietanmita, italiana, japonesa, africana o coreana.
     
Bebidas

El país cuenta con excelentes marcas de agua mineral y es lo que le aconsejamos que beba. Si prefiere el café, encontrara de todos los tipos, especialmente los preparados a la usanza italiana, como el capuchino. En cuanto a la cerveza australiana es muy similar a la norteamericana, de estilo lager. Entre las marcas más reconocidas se encuentra la Fosters. Sin embargo, y a pesar de que algunas marcas se asocian a un determinado estado, se pueden encontrar en casi en todos los sitios. Es el caso de la Cuatro X, Powers de Queensland, VB de Victoria, Tooheys de Nueva Gales del Sur o Swan de Australia del Oeste. Es importante hacer notar que la cerveza australiana posee más grados de alcohol que la europea y que la forma de pedirla varia de una zona a otra.
     
En cuanto a vinos, no hace falta decir que Australia cuenta con muy buena reputación. Gracias al buen clima de determinadas zonas, como las del Valle de Hunter o el Valle de Barossa, el país produce excelentes caldos de variedades tan clásicas como el Cabernet Sauvignon, Shiraz, Riesling, Chardonnay o Malbeec.
    
En muchos establecimientos encontrará la palabra BYO que quiere decir que en ese lugar no tienen permiso para servir bebidas alcohólicas pero que en cambio, si están autorizados a dejar entrar a los clientes con su propio vino o cerveza.
     
Además de poder comer en algunos excelentes pubs, especialmente aquellos que ofrecen "counter meals", es decir comidas económicas y llamadas así por que se sirven en la barra, encontrará en el país una amplia variedad de restaurantes.

Los viñedos más importantes se encuentran en las regiones de Perth, Sydney, Melbourne, Hobart, Canberra y Adelaida. Las región más reconocida es el Valle Barossa en el sur a dos horas de Adelaida. Los vinos australianos son muy buenos y baratos. La mayor parte de los restaurantes permiten el consumo de alcohol. La cerveza se sirve bien fría. Los bares públicos están abiertos de lunes a sábado, de diez de la mañana a diez de la noche, la mayoría de los pubs abren hasta la medianoche, las discotecas y los bares de los hoteles tienen horarios más flexibles. El alcohol está prohibido para los menores de 18 años.
          
Compras:

Sin lugar a dudas, lo más buscado, lo más solicitado y lo más popular son los trabajos realizados por los Aborígenes de Australia. Destacan las tallas en rocas, así como sus enigmáticas pinturas de ricos colores, trazados con una delicadeza difícil de describir.
      
En Australia, a lo largo y ancho del país encontrará numerosos "souvenirs", artículos para el recuerdo. La lista puede ser interminable, pero no olvide llevar algún muñeco hecho de peluche, como koalas o canguros, prendas fabricadas a mano con lana, como jerseys, guantes o chalecos, artículos fabricados con piel de oveja, sombreros típicos, sobre todo los Akubra, camisetas con graciosos mensajes y divertidos diseños, llaveros, colgantes, pendientes, anillos, cocodrilos y reptiles de plástico, boomerang o instrumentos musicales como los dijeridus, hechos de madera y que pueden medir hasta dos metros. No olvide curiosear entre las numerosas piezas de cerámica y alfarería, generalmente con diseños propios de los aborígenes.
      
Las prendas australianas gozan de muy buena fama. Otro presente muy interesante y original es adquirir semillas de las plantas típicamente australianas. Si a estas alturas aun se dispone de dinero no deje de gastarlo en la compra de una pieza de joyería, sobre todo las realizadas con piedras preciosas que provienen del "Outback" como ópalo, zafiro, topacio, ágata o bien, con los famosos diamantes australianos Arglye.
     
Finalmente no deje de llevar algunas botellas de buen vino, bolsas de nueces, que son una delicia y una botella del curioso y exótico ron Bundaberg, de sabor dulzón. Recuerde que existen numerosas tiendas libres de impuestos en las grandes ciudades, en los aeropuertos internacionales y en los principales centros turísticos.

SYDNEY

Es la ciudad más antigua de Australia, con una población de más de 3 millones y medio de habitantes. La Bahía de Sydney divide la ciudad en dos zonas, el Norte y el Sur, comunicadas por el Puente de Harbour y por un túnel submarino. Los principales sitios de interés se concentran en la parte del sur, especialmente en The Rocks, Sydeny Centre y Darling Harbour.     

La visita puede comenzar en The Rocks, donde se asentaron los primeros pobladores en el siglo XVIII. Esta zona alberga numerosos edificios coloniales convertidos en restaurantes, tiendas o pubs como el famoso "Hero of Waterloo" el más antiguo de Australia. Argly Center está formado por antiguos almacenes restaurados y convertidos también en tiendas, boutiques y bares en medio de un ambiente muy especial. En esta zona encontrará la Cadman´s Cottage del año 1816. Es la construcción más vieja de la ciudad. No deje de visitar el Museo de Arte Contemporáneo en el antiguo edificio de los Servicios Marítimos, el Sydney Observatory, una vieja construcción con un modesto museo, el National Trust Centre, con antiguas construcciones militares y que hoy acoge galerías, tiendas de libros y cafeterías y, finalmente, Pier Four, la casa de la famosa Compañía de Danza de Sydney.


Desde esta zona ya habrá observado el Puente Sydney Harbour. Fue construido en el año de 1932 y constituyó un antiguo símbolo de Sydney. Se puede caminar por él y obtener hermosas vistas de la bahía y de la ciudad. También en este momento ya habrá descubierto y apreciado el símbolo actual de la ciudad, la Sydney Opera House. Es el edificio más conocido internacionalmente por su innovadora arquitectura circular. Cuenta con 4 auditorios para danza, teatro, conciertos de música, opera y cine. El Circular Quai se asoma a la bahía con una larga historia a sus espaldas, hoy es un punto muy apreciado por el turismo. Muy cerca, los Jardines Botánicos Reales se extienden por treinta hectáreas cubiertas de césped y plantas exóticas en el mismo lugar donde se levantó la primera granja australiana. Más hacia el sur, se alza la Galería de Arte de Nueva Gales del Sur, con excelentes muestras permanentes de arte australiano y europeo.

Las calles nos alejan de la bahía, por el momento, para llevarnos al centro de la ciudad. Macquarie Place expone un ancla y un cañón en el lugar donde se abanderó la primera flota, también se encuentra un obelisco indicando las distancias entre los varios puntos comunicativos de la época. Tras la plaza se esconde un interesante edificio del siglo XIX, el Lands Department. Le aconsejamos dar un paseo por Macquarie Street, donde encontrará una buena muestra de edificios coloniales significativos como la Iglesia de San Jaime (1819-1824), las Hyde Park Barracks, la Casa de la Moneda, ahora hospital o el Parlamento. Muy próximo, el Conservatorio de Música, que ofrece conciertos gratuitos los miércoles y los viernes. En la calle Philip está el Justice and Police Museum, que expone elementos variados sobre el mundo del crimen.

A esta altura se encontrará muy cerca de Hyde Park, que acoge el Anzac Memorial. Todos los jueves se hace el cambio de guardia a las 12.30 h. En esta zona no olvide realizar una visita al Museo Australiano, con óptimas muestras de la vida animal y de la cultura aborigen, haciendo un recorrido desde el Dreamtime hasta nuestros días.

El City Centre se extiende de norte a sur desde el Circular Quai hasta la Estación Central. Podrá caminar tranquilamente por una zona peatonal en la que está ubicada Martin Place, el verdadero centro de Sydney. Entre los centros comerciales destacan el antiguo Strand Arcade y el recientemente restaurado Queen Victoria Building, que alberga más de 200 tiendas, cafeterías y restaurantes. Cerca de allí se localiza la maravillosa obra victoriana Marble Bar. En las proximidades está el Town Hall, St Andrew´s Cathedral, Railwail Square y como último paseo le queda Chinatown, el barrio chino, lleno de color, eje de la comunidad china, con tiendas, mercados, clubes y restaurantes nocturnos muy económicos.

La otra zona de interés es Darling Harbour, el moderno complejo turístico. Un monorraíl comunica esta parte de la bahía con el centro de la ciudad. En la ruta se emplaza Pyrmont Bridge, desde donde obtendrá vistas magníficas de toda la zona. El centro del área está marcado por el Harbourside Festival Marketplace, donde se encuentran tiendas, cafés, bares, etc. Esta parte de la ciudad posee innumerables atracciones como el Acuario, el más grande del mundo, con un enorme oceanario; el Museo Marítimo Australiano, donde se describe la historia de las relaciones del país con el mar, desde las canoas de los aborígenes, pasando por las regatas, hasta lo más novedoso en la navegación; y el Museo Powerhouse, en el edificio más espectacular de Sydney, con excelentes muestras de arte, ciencia y tecnología. Al frente se localiza Tumbalong Park con un anfiteatro al aire libre y los Jardines Chinos, los más grandes fuera de China. Muy cerca el Sydney Entretainment Centre, el lugar donde tienen lugar los mejores conciertos de música contemporánea.

Kings Cross, "The Cross", según dicen refugio de bandoleros antes de serlo de pintores y novelistas es un sitio inolvidable. Después llegaría la decadencia. El barrio de Paddington, aunque en sus tiempos dormitaran los vagabundos, se considera ahora meca del diseño a juzgar por sus lujosas moradas. El mercado, Paddington Market, fusiona todas las etnias, ideas y el glamour de esta sociedad. Más allá del Cross merece la pena admirar el edificio de la Elizabeth Bay House.

Otro interesante lugar es Rushcutters Bay, rodeado de un parque arbolado, numerosas embarcaciones y un ancla. En las proximidades está Darling Point y Double Bay. Siguiendo el paseo encontramos Rose Bay, Nielsen Park y Vaucluse, donde se puede admirar el edificio Vaucluse House. Al final del puerto se encuentra Watsons Bay.
El Parque Nacional de la Bahía de Sydney, comprendido en cuatro penínsulas, con bellas playas y senderos para dar paseos, es la puerta al mar. Los atractivos del lugar incluyen una posible visita a "Quarantine Station". Le recomendamos tomar un transbordador en Circle Quay para visitar el Zoológico de Taronga y el Parque de los Koalas, con la mayor colección de animales autóctonos y exóticos. Más hacia el norte Manly, un importante centro turístico muy animado, allí podrá disfrutar de las playas y de otros lugares culturales como su Museo y Galería de Arte, además del oceanario Oceanworld y del paseo que le llevará por toda la línea costera Manly Scenic Walkway.

Otros lugares para visitar son North Head, al sur de Manly. Al norte de Manly se extienden espacios costeros de enorme atractivo como Palm Beach y las espectaculares Barrenjoey Heads en la boca de Broken Bay. Desde aquí se pueden hacer pequeños cruceros partiendo de Hawkesbury River o Pittwater hasta Patonga o Ku-ring-gai Chase.

Las playas de Sydney, todas ellas muy bien ubicadas y de fácil acceso son excelentes para la práctica del surf.

Blue Mountains tiene muchos pintorescos pueblos, famosos por sus tiendas. El Parque Nacional guarda los más fascinantes paisajes de Australia. No olvide subir al teleférico Skyway para disfrutar de magníficas panorámicas. Se puede acceder a las Blue Mountains por carretera o a través de un delicioso viaje en tren.

La Costa Norte: La costa, al norte de Sydney y hasta la frontera con el estado de Queensland, está salpicada de preciosos balnearios. La carretera Pacific Highway recorre toda la orilla de la costa. Sobresalen Newcastle, la segunda ciudad más grande del estado y uno de los puertos más importantes de Australia; el Valle de Hunter, reino de los buenos vinos y Port Macquarie, uno de los centros turísticos más importantes de la zona.

La Costa del Sur: A pesar de que no es muy visitada, en comparación con la costa norte, la costa del sur de New South Wales, que se extiende hasta la frontera con Victoria, cuenta con buenas playas excelentes para el surfing y el buceo, sin olvidar la especial flora y fauna de la región. Es la carretera Princes Highway la columna vertebral de la zona.

Las Snowy Mountains se encuentran a 526 kilómetros al sureste de Sydney y son el mejor lugar para esquiar en los meses de junio a octubre, en sitios como Thredbo, Charlotte, Pass, Perisher o Mt. Blue Cow. En la primavera o el verano lo mejor es caminar, acampar, pescar o ascender los montes en el Parque Nacional Kosciusko.

PRINCIPALES CIUDADES

Melbourne: Es la segunda ciudad en importancia de Australia con aproximadamente tres millones de habitantes. Una ciudad moderna que cautiva sobre todo por su rica oferta cultural y gastronómica.

La visita puede comenzar en la calle Swanstion, el corazón de la ciudad. Aquí encontrará la Catedral de San Pablo de estilo gótico renacentista, City Square, el Museo Nacional de Victoria, donde se muestra la historia del país incluyendo el primer aeroplano y el primer automóvil y la Librería Estatal, provista con un domo octagonal y con más de un millón de ejemplares. Le recomendamos que se acerque a Chinatown, con restaurantes asiáticos, mercados, un museo chino y un ambiente muy especial, es el lugar donde convive la comunidad china desde 1850.

Entre los edificios y rascacielos de la ciudad destacamos Shot Tower, el Rialto, la antigua Catedral de San Jaime y Rippon Lea, una mansión victoriana que incluye el Gand Fernery, un lago con islas, puentes y cascadas. Muy cerca, Old Melbourne Gaol, antigua prisión y hoy museo donde se describe la historia de los presos en el siglo XIX. Más hacia el norte los Jardines Carlton, lugar de la Expo del año 1888 y retornado hacia el sur, la Casa del Parlamento del año 1856 que acoge la Cámara Legislativa.

El Río Yarra es uno de los sitios más encantadores de la ciudad ya que cuenta con paseos peatonales y circuitos para bicicletas. Al otro lado encontrará el Victorian Arts Centre, sin duda, el epicentro de la cultura de la ciudad. Aquí se localiza el Melbourne Concert Hall, donde actúan los mejores artistas del momento, y hogar de la Orquesta Sinfónica; el Teatro del Estado; el Studio George; la Galería Westpac; The Playhouse para artes escénicas; y la Galería Nacional, una de las primeras construcciones del complejo con finas colecciones de arte aborigen, fotografía y arte del siglo XIX. El Performing Arts Museum se encuentra en el sótano del Concert Hall.

Entre los parques de la ciudad se distingue el Jardín Real Botánico, uno de los más bellos del país, con lo mejor de la flora, dispuesta entre lagos y parajes de ensueño, los Jardines Fitzroy que destacan por acoger la Cabaña de Cook, transportada desde Inglaterra; King Domain, un bello área verde que acoge monumentos como Shrine of Remembrance, en recuerdo de la Primera Guerra; la Casa del Gobernador Trobe; el Observatorio, en el que desde el piso 55 se puede contemplar toda la ciudad; y el Herbolario Nacional, sin olvidar el Centro de Arte Contemporáneo.

Para quienes gustan del deporte deben acercarse al Melbourne Cricket Ground, el campo de cricket más grande del mundo y sede de los encuentros de este deporte y del rugby australiano o bien, al Hipódromo de Melbourne, para disfrutar de las carreras de caballos.

Gran Barrera de Arrecifes: Uno de los mayores bienes de Australia es el arrecife que recorre la costa de Queensland, estimado como una de las maravillas naturales del planeta; se trata de la barrera de arrecifes más extensa y la mayor estructura formada por organismos vivos que existe en la Tierra. En el Norte, el arrecife, situado a sólo 50 km de la costa, discurre de manera casi continua; en el Sur, más bien se aprecian arrecifes individuales, en determinados lugares a más de 300 km de la costa. Cientos de islas salpican la zona del arrecife, y cerca de veinte cuentan con instalaciones turísticas; mientras que en otras muchas es posible acampar.
           
Cairns es el punto de partida de casi todas las excursiones. Siguiendo por el litoral hasta el final de la barrera hay numerosos puntos de apoyo para esta aventura. A lo largo de la Barrera se extienden numerosas islas. Pasamos a enumerar de norte a sur algunas de ellas: Isla Haggerstone, Isla Lizard, Isla Double, Isla Green, Isla Fitzroy, Isla Dunk, Isla Bedarra, Isla Hinchimbrook, Isla Orfeo, Isla Magnetic, Isla Hayman, Isla Hook, Isla Daydream, Isla South Molle, Isla Long,, Isla Hamilton, Isla Lindeman, Isla Brampton, Isla Great Keppel, Isla Heron, Isla Lady Elliot, Isla Fraser, Isla Moreton.

La Costa Capricornio: La región de Bundaberg y las Islas del Coral ofrecen playas vírgenes, pueblos costeros encantadores, lugares históricos de interés y maravillas naturales de gran valor. Continuando hacia el norte y después de pasar por Bundaberg, se inicia la zona conocida como Costa Capricornio que se extiende desde Jericho hasta el norte de Mackay y la Isla de Great Keppel, en la Gran Barrera de Arrecife. Destacan los Parques Nacionales de Mount Castle Tower al pie del Lago Awoonga, el de Deepwater y Eurimbula, con bosques de eucaliptus.
     
Al frente de esta costa se encuentran pequeñas islas como Tyron, North West, Wilson, Hoskyn y Heron, esta última un Parque Nacional donde los visitantes pueden hospedarse y disfrutar del submarinismo, buceo, pesca, paseos por los arrecifes y explorar la flora y fauna. En las islas abundan numerosas aves, como las golondrinas de mar y los pájaros mutton.
     
El interior de la región de la Costa Capricornio cuenta con espléndidos Parques Nacionales como Blackdown Tableland o Carnarvon Gorge.
       
Whitsunday Coast: Esta bella costa llamada así por sus blancas arenas y por sus transparentes aguas se extiende desde Mackay ("la capital de la caña de azúcar" y la principal población), hasta Bowen, famosa por su museo histórico y por ser uno de los primeros asentamientos costeros al norte de Rockhampton. Sin duda es una de las regiones más bellas de la costa de Queensland, sobre todo gracias a la presencia de numerosas islas. Las espléndidas islas Whitsundays comprenden 74 islas paradisíacas tropicales.
      
Airle Beach, a la que se accede desde Proserpine, es el principal centro turístico en tierra firme de la costa de Whitsundays. Townsville es la ciudad tropical más grande de Australia, la tercera en el estado de Queensland y uno de los puntos principales para las excursiones hacia la Gran Barrera de Arrecife. Por otro lado, Townsville es el único punto para viajar a Magnetic Island, la isla más visitada y la más popular de la zona.
      
Cairns es la ciudad más importante del Great Barrier Reef y el punto de partida de casi todas las excursiones. Se trata de una ciudad tropical excelentemente dotada para el turismo y con un ambiente cosmopolita, único en la zona. El centro está bien concentrado por lo que es aconsejable caminar e ir descubriendo sus atractivos.
      
Le aconsejamos hacer una excursión al interior, especialmente en tren, donde encontrará Kuranda, en dirección hacia la Meseta de Atherton, una aldea conocida por ser un importante centro artesanal aborigen. Muy cerca, el Parque Nacional Barron Gorge. Atherton Tableland (Meseta de Atherton), se distingue por sus pueblos acogedores como el mismo Atherton desde donde se puede viajar al Lago Tinaroo.
     
El caluroso clima tropical fomenta un crecimiento denso de la vegetación. En la zona norte de Cairns se localizan los bosques tropicales de Daintree y Cabo Tribulación, y al sur el Palmerston Highlands, catalogados Patrimonio de la Humanidad en 1988.
     
Port Douglas es un pintoresco pueblo, elegido por muchos artistas, como lugar de descanso y que en la década de los 80´s constituyó uno de los principales puntos turísticos de la zona. Cuenta con modestos museos y con el Rainforest Habitat, la nueva atracción de la ciudad. Hacia el norte, la Isla Lizard, a la que se accede a través de los vuelos que parten de Cairns.
     
Cape York es una de las zonas más despobladas del Estado de Queensland, es además, el punto situado más al norte de Australia, a tan sólo 150 kilómetros de la Isla de Papúa Nueva Guinea. Conocida como la "Ultima Frontera", la península alberga bellos parques nacionales donde se alternan selvas, montañas o pantanos.        

Darwin: Es la capital del Estado, la entrada al "Top End", la última de las ciudades fronterizas. Se trata de una ciudad moderna que sorprende por su ambiente cosmopolita y por lo vanguardista de sus construcciones. Con aproximadamente 70 mil habitantes Darwin cuenta con numerosos grupos étnicos procedentes de todas las partes del mundo.
      
Lo mejor es comenzar por el Mall, una zona peatonal de la calle Smith y curiosear por sus tiendas. Sobresalen la Catedral, el Templo Chino, la Casa de Gobierno y el Museo Británico Australiano del Telégrafo. Los Jardines Botánicos le sorprenderán por sus más de 400 especies de plantas tropicales y orquídeas, mientras que en Aquascence podrá observar a los peces.
      
El Indo Pacific Marine es un excelente acuario donde pueden verse corales, cangrejos, erizos y una rica variedad de peces. Aquí mismo se encuentra el Asutralian Pearling, un original museo que muestra la historia de la búsqueda de perlas en la zona. No deje de acercarse al Museo de Arte y de Ciencia con óptimas colecciones de arte aborigen y en general de la zona del Pacífico, al Museo de Aviación, al Museo Militar y al Fanny Bay Gaol, la antigua prisión.
         
Ulurú (Ayers Rock): Ulurú es un enclave de gran relevancia cultural para los aborígenes de Anangu y el símbolo más conocido del paisaje australiano. El peregrinaje a Ulurú y el ascenso de infarto hasta la cima se convirtieron en un ritual australiano, aunque los propietarios aborígenes siempre prefirieron que los visitantes no treparan por las rocas, y muchos respetan actualmente sus deseos. El gigantesco peñasco de 3,6 km de largo se eleva hasta 348 m desde el monte bajo circundante, absolutamente liso, ubicado en medio del campo; impresiona especialmente al amanecer y al atardecer, cuando la roca roja cambia de matices. Algunos paseos alrededor de la base de la roca permiten contemplar diversas cuevas, parajes sacros aborígenes y pinturas rupestres. En el cercano Kata Tjuta (el Olgas), 32 km al oeste de Ulurú, hay otros monolitos de belleza comparable, y el monte Olga es realmente mucho más elevado que Ulurú. El valle de los Vientos es un circuito de 6 km muy recomendable.

Perth: Situada en las inmediaciones del Río Swan y cerca de las costas del Mar Indico está la capital, una ciudad moderna y placentera. En ella y en sus alrededores se concentra el 80% de la población del estado. Parte de la ciudad se asoma al río.
     
El centro de la ciudad es muy compacto por lo que los sitios de interés pueden visitarse caminando. Le recomendamos que inicie el recorrido en King Parks un área verde con bellos paseos, además de albergar el Jardín Botánico. Desde aquí puede avanzar y cruzar el río para llegar al centro donde encontrará la Casa de Gobierno de estilo gótico, el Parlamento, el Western Australian Museum, con una sala de arte aborigen y una prisión original del siglo XIX entre otras cosas, el His Majesty´s Theatre, inaugurado en 1904, el Barracks Arch y la Galería de Arte, ubicada en un moderno edificio donde se exhiben obras de pintores europeos, asiáticos y australianos.
      
El Zoológico de Perth cuenta con una rica variedad de animales nocturnos, mientras que en Underwater World (Mundo Submarino) es posible admirar tiburones y cientos de peces desde un túnel transparente. Entre los parques de la ciudad se distinguen Alan Green Plant Conservatory, los Jardines de la Reina y Hyde Park, sede de un importante festival. No olvide acercarse a Wannewroo Markets donde puede comprar buena comida. Al otro lado del río por el Puente Narrow se localiza Old Mill, un viejo molino restaurado que acoge reliquias de los pioneros. Kings Park, un popular parque con áreas para picnic, domina toda la ciudad. Al norte Whiteman Park ofrece todas las diversiones imaginables. Por último si quiere dejarse unos dólares y probar suerte acuda al Casino Burswood.

De Perth a Esperance discurren magníficas playas, tierras fértiles y diversos Parques Nacionales. El recorrido puede hacerse por el litoral o bien hasta Albany, por el interior, y de ahí continuar hasta Esperance, uno de los centros turísticos más sobresalientes de la zona. Albany constituye el centro comercial de la región y el asentamiento europeo más viejo del estado.
     
De Esperance a la frontera con el Estado de Australia del Sur, se localiza la Great Australian Bigth (La Gran Ensenada Australiana). La carretera que transcurre por el litoral recibe el nombre de John Eyre Highway, en honor a su primer explorador. A lo largo de este bello recorrido encontrará pequeños y pintorescos pueblos.
       
Desde Esperance hacia el norte se llega a la Tierra del Oro (Golden Hearthlands), uno de los yacimientos auríferos más importantes del país. La zona ofrece admirables contrastes, desde tierras rojas a campos de flores multicolores, de sorprendentes formaciones rocosas a prados inmensos, sin olvidar las ciudades históricas y las culturas aborígenes.
       
De Perth a Port Headland una ruta discurre a lo largo de la carretera West Coastal Highway hasta Karratha (cerca de 1.770 kilómetros). Entre los atractivos del recorrido se encuentran las Islas Houtman Abrolhos, un conjunto de más 100 islotes que se encuentran a 60 kilómetros de la costa. Shark Bay (Bahía del Tiburón), cuenta con espectaculares playas, donde pueden verse delfines.
       
El camino que va hacia North West Cape (Cabo del Noroeste) es una zona despoblada en donde abunda la tranquilidad y las playas desiertas, excelentes para acampar. La pequeña península ofrece numerosas oportunidades para las actividades ecoturísticas gracias a la presencia de la Barrera de Arrecifes Ningaloo, que se extiende por toda la costa en el Mar Indico. Otro interesante lugar donde admirar las bellezas naturales es el Ningaloo Marine Park, por encima del Trópico de Capricornio. Se puede acceder en barco a contemplar el arrecife de coral frente a las costas.
        
El Parque Nacional Cape Range es el corazón de la región, lugar para disfrutar de la naturaleza. En la punta de la península se encuentra el Faro Vlaming Head junto a numerosas antenas de transmisión, algunas de ellas consideradas las estructuras más altas del Hemisferio Sur. No olvide viajar a Mt. Augustus, el pliegue monoclinal más grande del mundo. Desde Port Headland a Brome hay cerca de 600 kilómetros que discurren entre paisajes apacibles.

Canberra: en lengua aborigen quiere decir "lugar de encuentro", se localiza a 360 kilómetros al suroeste de Sydney. Se trata de una ciudad abierta y espaciosa, un escaparate de arquitectura y de paisajes inigualables, que rodean el Lago Artificial Burley. En él se levanta el chorro de agua conocido como Capitan Cook Memorial Water Jet de 140 m. de altura. El Regatta Point, situado en la orilla norte, representa tres grandes viajes realizados por el Capitán Cook. Allí podrá también visitar el National Capital Exhibition.

Para conocer la ciudad lo mejor es comenzar por la Casa del Parlamento, un edificio reciente y moderno. Se encuentra en la parte sur del lago y cuenta con una cafetería y una tienda de artesanías y recuerdos. Al frente está la Antigua Casa del Parlamento, situada en la King George Terrace. Fue la sede del gobierno hasta el año de 1988 y en la actualidad alberga la National Portrait Gallery, que incluye exposiciones de los Archivos Australianos y del Museo Nacional. Muy próxima está la Galería Nacional de Australia, que exhibe lo mejor del arte australiano, desde el aborigen hasta las propuestas más contemporáneas, además de bellas esculturas, grabados, dibujos, fotografías, cerámica o textiles. A su lado está High Court y cerca de allí, la Biblioteca Nacional espera al visitante en uno de los edificios más bonitos de la ciudad, con más de 4 millones de libros entre los que destacan manuscritos, mapas y un modelo a escala de la embarcación del Capitán Cook.

No deje de visitar la Real Casa de la Moneda Australiana, el lugar donde se fabrican todas las monedas del país; el Australian War Memorial, que se encuentra en el norte del lago al pie del Mt. Ainslie, albergando una asombrosa colección de cuadros, dioramas, exposiciones y reliquias increibles; la Universidad Nacional, con cerca de 145 Has. de campo; el Archivo Nacional de Películas y Sonido, donde se muestra el desarrollo de este arte desde finales del siglo XIX hasta nuestros días; el Jardín Botánico Nacional, donde se puede observar la flora del país, además de poder realizar un agradable paseo; el Museo Nacional de Australia, con buenas colecciones; y el Acuario Nacional, con un espectacular santuario de vida salvaje.

Para quienes gustan de los deportes, nada mejor que acudir al Instituto del Deporte, donde entrenan los mejores deportistas del país. Fue fundado en 1981 para mejorar la infraestructura deportiva australiana y localizar eventos y actuaciones deportivas como los Juegos Olímpicos.

Otros interesantes lugares de Canberra que merece la pena visitar son la Casa de Gobierno, The Lodge, el Australian-American Memorial, la Iglesia de San Juan Bautista, construida en el siglo pasado, la Iglesia Serbia Ortodoxa, decorada con murales bíblicos, el Real Colegio Militar, Duntroon y el Tradesmen´s Union Club, que alberga una enorme y curiosa colección de antiguas bicicletas.

Adelaida: Es la capital del estado, una ciudad limpia, confortable y bien planificada. El centro de la ciudad, en forma de damero está rodeado por áreas verdes, lo que permite una rápida orientación. Adelaide presenta una esmerada construcción que se refleja en sus sólidos edificios. Se respira una calma peculiar en esta civilizada ciudad como ninguna otra. Está rodeada de unas hermosas colinas, los Mt. Lofty Ranges, que se asoman al mar.

La visita ha de iniciarse en North Terrace, el centro cultural donde se concentran los museos y las galerías. Comience en la Estación de Ferrocarril, desde donde puede admirar el Casino, del año 1929 de estilo clásico. Continuando por North Terrace encontrará el Museo Constitucional y a un lado, Parliament House, con 10 columnas de mármol. Hacia el norte, el Adelaide Festival Centre, un soberbio complejo de artes con cinco teatros. Cruzando la calle King William, aparece Government House del año 1840 y muy próximo, la State Library, donde se exhiben instrumentos y pertenencias del fundador de la ciudad. A su lado, el South Australian Museum alberga una excelente colección de arte e instrumentos aborígenes. Le sigue la Art Gallery of South Australia con lo mejor de las propuestas contemporáneas y más allá, la Universidad de Adelaide que se extiende por cerca de 10 has. Ayers House es una bella mansión de fina arquitectura construida con piedra color azul.

Entre las áreas verdes destacan los Jardines Botánicos, el Parque Rymill y los Jardines Veale. No deje de visitar las iglesias de Holy Trinity, San Francisco Javier y la Catedral de San Pedro y los museos Marítimo, Postal, Histórico, el Instituto Nacional de Cultura Aborigen Tandanya y la Jam Factory Craft and Design, un centro artístico donde se exhiben los trabajos de artistas australianos.

Le recomendamos un paseo por Victoria Square, por Rundle Mall, una calle peatonal donde abundan las tiendas y las cafeterías y por el Mercado Central, donde se puede comprar verdura y fruta fresca. La mejor panorámica de la ciudad se obtiene desde la pequeña colina de Montefiore, donde se encuentra Ligth´s Vision, la estatua del fundador.

Hacia el sur de Adelaide se encuentra la Península de Fleurie con excelentes playas y lugares de descanso, sobre todo las que dan al Golfo de San Vicente. El Southern Wine District comienza aproximadamente 19 kilómetros al sur de Adelaide, una región soleada donde prevalecen los viñedos. Victor Harbour, es un antiguo puerto ballenero y el centro vacacional más importante con bellas casas coloniales.

La Isla Kangaroo, es la tercera isla en tamaño de Australia después de Tasmania y Melville Island. Se trata de un tranquilo centro vacacional a 113 kilómetros de Adelaide. La población principal es Kingscote, junto a American Rivers y Penenshaw. La mayor parte del territorio está ocupada por el Flinders Chase National Park.

Hacia el norte de Adelaide se ubica la Península Yorke, que destaca por sus playas y por sus zonas para la pesca. La Península de Eyre, ubicada más hacia el norte, forma junto a la de Yorke, el Golfo de Spencer, la entrada a Port Augusta. En toda la zona se encuentran numerosos Parques Naturales y Reservas. Entre los parques destacamos el Lincoln National Park, 20 kilómetros al sur de Port Lincoln, y al este el de Coffin Bay National Parck en la parte sur de la península.

Alice Springs: edificada a orillas del río Todd, generalmente seco, es una urbe moderna y agradable en el corazón de Australia. Puede causar decepción a aquellos que esperen saloons en cada esquina e individuos genuinos del desierto, pero al explorar los alrededores se aprecia el encanto de esta comunidad desértica. La ciudad fue fundada como escala de la línea del telégrafo por vía terrestre en 1870, aunque inició su crecimiento a lo largo de los últimos 30 años. La carretera que discurre hacia el Sur, hacia Adelaida, no estuvo completamente asfaltada hasta 1987.
         
Valle Barossa: El valle Barossa es la región productora de vino más conocida de Australia. El valle ligeramente inclinado de Australia meridional, que fue colonizado en 1842 por alemanes que huían de las persecuciones religiosas de Prusia y Silesia, aún conserva reminiscencias germánicas. Se trata de una zona primorosamente cuidada que alberga unas cincuenta bodegas, la mayoría de las cuales acepta gustosa la visita de los turistas para catar y comprar vino. Para apreciar por completo el paisaje, se aconseja abandonar la carretera principal y desviarse por una secundaria que atraviese diferentes pueblos. La ciudad principal es Tanunda. Adelaida se halla a sólo una hora en coche hacia el Suroeste. La peor época para recorrer este espacio es entre julio y octubre, porque durante los meses de invierno las viñas están podadas. Los meses idóneos son de marzo a mayo, la temporada de la vendimia.
      
También existen otras regiones vinícolas en el estado, especialmente en el extremo suroriental, alrededor de Penola, Coonawarra y Padthaway ; en el valle de Clare, al norte de Barossa; y en torno a McLaren Vale, en la península de Fleurieu.
           
Broome: El ambiente cosmopolita de esta metrópoli apartada, su ritmo lánguido de pueblo antiguo recolector de perlas y su relajado encanto tropical la convierten en imán para los viajeros y en una opción alternativa a las grandes urbes y su estilo de vida. Broome guarda influencias asiáticas, en parte debido a su historia como enclave recolector de perlas y en parte porque Perth, la capital, está dos veces más lejana que Indonesia. Cable Beach, cerca de allí, es actualmente una de las playas más famosas de Australia; al promocionar este sector entre el turismo de categoría, la ciudad se ha librado de las masas australianas maleducadas que inundan la mayoría de los pueblos turísticos occidentales. De Broome destaca el diminuto barrio de Chinatown, el Sun Pictures Cinema, un cine al aire libre de 80 años, el cementerio japonés y las huellas de dinosaurio en Gantheaume Point. Broome seduce también a los observadores de pájaros, dado que el observatorio de aves de Broome, localizado en Roebuck Bay, es uno de los mejores puntos de paso de aves zancudas que emigran del Ártico. Se advierte a los bañistas que entre noviembre y marzo las aguas están plagadas de medusas.
   
Entre los alrededores de Broome se distinguen Cable Beach, el lugar más popular gracias a la blancura de su arena y al azul turquesa de sus aguas, Gantheaume Point, por sus extraños riscos y Willie Creek Pearl Farm, donde se puede admirar el proceso de búsqueda de las perlas.
      
La Península de Dampier, al norte de Broome (aproximadamente 200 kilómetros hasta Cape Leveque Ligthouse), es un paraíso de naturaleza, sin olvidar sus comunidades aborígenes como Beagle Bay Aboriginal, con una preciosa iglesia en medio del campo, o Lombadina Aboriginal.
     
Cordillera Flinders: La cordillera Flinders se eleva desde el extremo norte del golfo de Spencer, al este de Australia meridional, y se extiende hacia el Norte a lo largo de 800 km; para muchos es el epítome del campo de Australia, una zona excelente para los excursionistas, debido a la fauna y al colorido del campo. En el Norte las montañas están rodeadas de salinas o lagos salados. El rasgo definitorio de la cordillera es el inmenso estanque natural denominado Wilpena Pound, flanqueado por barrancos de 1.000 m. Son interesantes las gargantas Alligátor, en el Parque Nacional del monte Remarkable, Brachina y la cumbre coronada de porcelana conocida como Gran Muralla de China. La época recomendable para aproximarse a esta área es en invierno, aunque las montañas suelen estar más verdes y floridas en primavera. Quorn y Hawker son dos pueblos que merecen visita.
         
Golfo de Carpentera: Si partimos del norte de Monte Isa o de Cloncurry llegaremos al Golfo de Carpentera, atravesando una región de bonitos paisajes surcados por un gran número de ríos. Debe realizar una parada en el Parque Nacional Lawn Hill. La mejor época para hacer el viaje es de junio a septiembre.
    
En toda la zona del Golfo la pesca es excelente, existe una gran colonia de cocodrilos, y además si lo desea puede conseguir guías profesionales que le mostrarán los lugares más atractivos del Golfo. La Isla Mornington, en las aguas del Golfo, dispone de un aeropuerto, por si se decide a viajar allí.
       
El Interior: La Roca Pelada, la segunda roca más grande de Australia y la roca de granito descubierta más grande son las mayores atracciones del interior. Desde Charleville hasta Camooweal y de Cloncurry a Hughenden se extiende el Outback, es el corazón y el alma de Australia. Una vasta extensión rojiza que abarca más de un millón de kilómetros cuadrados y que se considera la parte más antigua de la corteza terrestre. La región guarda innumerables tesoros de la naturaleza, secretos de culturas perdidas y monumentos de los comienzos de nuestra tierra. Es el lugar del nacimiento de gran parte de la historia moderna de Australia y es el mundo de los espíritus de las leyendas de la "Era del Sueño" Aborigen. En este territorio se han encontrado numerosos restos de dinosaurios, huesos y fósiles. Una de las grandes atracciones naturales del Outback son las Cuevas Camooweal. En Richmond encontrará las rocas de la luna, impresionantes formaciones rocosas.

Tasmania: La isla-estado de Tasmania ocupa una superficie de 68.300 kilómetros cuadrados y posee una población de casi medio millón de habitantes. A pesar de su reducido tamaño, se distingue por la diversidad de sus paisajes formados por montañas, fértiles valles, zonas de chaparrales, regiones silvestres, pintorescos puertos, pueblos rústicos y encantadoras playas, sobre todo las del Mar de Tasmania y las que dan al Océano Pacífico Sur.
      
Los primeros habitantes, los tasmanios, de origen melanésico, exterminados en el siglo XIX, constituyeron posiblemente el más primitivo de los pueblos de los tiempos modernos. Fue descubierta a Occidente por el navegante alemán Abel Tasman en el año de 1642 y después de numerosos avatares. La población actual de Tasmania es de origen inglés o irlandés. Su colonización se inició en 1803 y hasta 1853 fue una colonia penitenciaria. En 1901, Tasmania, pasó a ser uno de los estados de la Commonwealth de Australia.
     
Tasmania se diferencia, en la actualidad, por la sólida conciencia ecológica de sus habitantes. La isla, gracias a la presencia de numerosos Parques Nacionales, es un buen lugar para el trekking y las largas caminatas así como para nadar, practicar el surfing, el rafting en canoas, la espeleología, bucear, pescar y aunque lo dude, esquiar en nieve. Realizaremos un breve recorrido partiendo desde Hobart, la capital, para viajar después por la Península de Tasmania, la Costa del Este, el Norte de Tasmania, el Oeste y el Sur de Tasmania, haciendo incursiones al interior. A Tasmania se puede acceder por vía aérea o bien por barco desde la parte "continental".

Península Freycinet: En la costa oriental de Tasmania, la península se integra en el Parque Nacional de Freycinet; se caracteriza por sus playas y cuevas, sus plantas curiosas y su fauna. Todo anima al excursionismo. Una excusión representativa es el camino de retorno a la bahía de Wineglass. El parque contiene diversos lugares para acampar y alojamientos, aunque es famoso por su escasez de agua potable, de modo que se aconseja aprovisionarse en el pueblo cercano de Coles Bay.
          
Great Ocean Road: Esta ruta por la costa suroccidental de Victoria es sumamente espectacular: serpentea por abruptos acantilados, playas azotadas por el viento y altísimos peñascos, atravesando un frondoso bosque e inmensos eucaliptos. La parte más cautivadora es el Parque Nacional Port Campbell, donde se encuentra una curiosa colección de esculturas de piedra caliza, entre las que figuran los Doce Apóstoles, el puente de Londres y la garganta de Loch Ard. Otro foco de interés radica en los bosques de las montañas Otways, entre la bahía de Apollo y Lorne. Los pueblos costeros indispensables son el complejo turístico de Lorne y el histórico Port Fairy, al oeste de Warrnambool. La carretera comienza oficialmente en Torquay y concluye en Warrnambool, pero continúa por la costa hasta Portland.
           
Parque Nacional Kakadu: es una de las maravillas naturales de Australia. Abarca un abanico de paisajes magníficos, alberga una fauna dispar y contiene algunas de las mejores muestras del arte rupestre aborigen. El parque, Patrimonio de la Humanidad por su relevancia cultural y natural, posee una extensión de más de 200 km de Norte a Sur y 100 km de Este a Oeste, y se encuentra a 153 km de Darwin por carretera, en el territorio norteño. Una franja del parque es territorio aborigen, y existen tres conflictivos contratos de arrendamiento de minas de uranio que operan en el Este.
           
Kimberley: En el extremo norte de Australia occidental, es una de las últimas fronteras, remota y poco explorada, con grandes ríos y panoramas espléndidos, el paisaje australiano por antonomasia: tierra roja, rocas, árboles de la goma y cielos azules. La fauna incluye cocodrilos de agua dulce, canguros gigantes y el raro uallabí de pies negros. Entre sus atracciones figuran las gargantas del río Fitzroy, el cráter del meteorito Wolfe Creek, la carretera del río Gibb y el Parque Nacional Bunge Bungle. Halls Creek es la mayor metrópoli de Kimberley. Derby, a 220 km, en la desembocadura del río Fitzroy, es una buena base para practicar excursiones por los alrededores. La mejor época para una visita es entre abril y septiembre. Aunque la temporada húmeda (lluviosa en la área septemtrional) ofrece tormentas y una alfombra de flores silvestres. Las lluvias tornan intransitables muchos cauces.
        
Montañas Nevadas: Emplazadas en el extremo suroccidental de Nueva Gales del Sur, las montañas Nevadas son las más elevadas de la gran cordillera divisoria de Australia. El Parque Nacional de Kosciusko, el mayor de Nueva Gales del Sur (6.900 km²), que se extiende desde la frontera con Victoria hasta el Territorio Federal de la Capital, abarca casi en su totalidad estas montañas. En él se hallan todas las estaciones de esquí del estado, los paisajes alpinos más abruptos, numerosas cuevas, lagos glaciares y bosques. A pesar de su fama como lugar de deportes de invierno, es famoso también entre los excursionistas en verano, debido a sus flores silvestres de alta montaña. Entre las estaciones de esquí, figuran Thredbo, Perisher Valley, Smiggins Hole y Mt Blue Cow. El monte Kosciusko, con 2.228 m, es el pico más alto. La principal ciudad de la región es Jindabyne, situada en los límites del parque, al lado de un hermoso lago.      

Newsletter

Teléfono:
(+598) 2902 5797