INGLATERRA

Todo aquel que pase bastante tiempo en Inglaterra simpatizará con la obsesión local por el clima, aunque en realidad éste es relativamente suave y no llueve tanto como se cree.
Para los visitantes

La mejor época es, sin duda, de abril a septiembre; es entonces, naturalmente, cuando todos los monumentos están abiertos y la gente acude a visitarlos. Julio y agosto son el período de mayor actividad y, de ser posible, conviene evitarlos. Como ejemplo de esta advertencia, basta con ver el gentío que se agolpa durante esta temporada en la costa, en los parques nacionales, en Londres y en poblaciones tan populares como Oxford, Bath y York.

Londres,la capital británica, y la ciudad más importante de Inglaterra, ha vivido en los últimos años una resurrección, gracias a acertadas políticas de reordenación urbanística. Prueba de ello son la enorme carpa del Dome, la gigantesca noria que decora las orillas del río Támesis o la nueva Tate Gallery. Esto, y mucho más, ha hecho posible que vuelva a estar considerada como una de las urbes pioneras del Planeta.

Fuera de la gran ciudad que es Londres, otro de los mayores puntos de interés en Inglaterra es su paisaje rural, la famosa campiña inglesa y sus coquetos pueblos, llenos de pequeños hoteles rurales, tabernas típicas, granjas y mansiones. Sin olvidarnos, por supuesto, de sus magníficas costas, acantilados idílicos y playas apenas explotadas por el turismo, y de ciudades que han sido -y siguen siendo- las anfitrionas de universidades tan renombradas como Oxford y Cambridge.

Para los visitantes

Londres,la capital británica, y la ciudad más importante de Inglaterra, ha vivido en los últimos años una resurrección, gracias a acertadas políticas de reordenación urbanística. Prueba de ello son la enorme carpa del Dome, la gigantesca noria que decora las orillas del río Támesis o la nueva Tate Gallery. Esto, y mucho más, ha hecho posible que vuelva a estar considerada como una de las urbes pioneras del Planeta.

Fuera de la gran ciudad que es Londres, otro de los mayores puntos de interés en Inglaterra es su paisaje rural, la famosa campiña inglesa y sus coquetos pueblos, llenos de pequeños hoteles rurales, tabernas típicas, granjas y mansiones. Sin olvidarnos, por supuesto, de sus magníficas costas, acantilados idílicos y playas apenas explotadas por el turismo, y de ciudades que han sido -y siguen siendo- las anfitrionas de universidades tan renombradas como Oxford y Cambridge.

Viajar por Inglaterra es viajar en el tiempo (intercalando varias tazas de té): desde los antiguos megalitos de Stonehenge hasta las cúpulas geodésicas del Proyecto Eden en Cornualles. También es un viaje al s. XXI: Londres se ha reinventado para acoger los Juegos Olímpicos del 2012, mientras ciudades como Manchester, Leeds y Newcastle disfrutan de su patrimonio y afrontan confiadas el futuro, con edificios industriales reconvertidos en galerías de arte ubicadas en muelles o modernos apartamentos rodeados de tentadores bares, tiendas, restaurantes y algunos de los mejores locales musicales del planeta.

Para el visitante, lo hermoso de viajar por Inglaterra es su naturaleza compacta. Al pasar menos tiempo moviéndose entre lugares y más tiempo en ellos, uno puede recrearse en el paisaje en vez de cruzarlo volando. Inglaterra es ideal para el deporte y la aventura, bien sea paseando por los ondulados cerros de Oxfordshire, bien yendo en bicicleta por Norfolk, surfeando en Newquay o escalando rocas en el Distrito de los Picos. También será más sencillo entender la idiosincrasia local si el viajero dispone de tiempo para relajarse con los nativos en un pub típico, disfrutar de un festival de música o ver un partido de críquet.

Lugares de Interés

Londres: Capital de Inglaterra. Crisol cultural de Gran Bretaña. La metrópolis más grande de Europa. El mundo en una ciudad

Los Cotswolds: Paisaje rural clásico. Pueblos de postal. Anticuarios en cada esquina

Distrito de los Lagos: Las montañas más altas de Inglaterra, con sorprendentes vistas, apacibles lagos y un sinfín de excursiones

Bath: Grandiosas terrazas de la época georgiana, arquitectura palladiana y unas termas romanas que figuran entre las mejores del mundo. Si solo se explora una ciudad inglesa aparte de Londres, que sea esta

Manchester: La Barcelona de Inglaterra. Renombrada por sus bellas artes, su arquitectura moderna y su incesante actividad nocturna

Oxford: Universidad antigua, instituciones cuidadas, arquitectura sugerente: rezuma historia

Yorkshire Dales: Colinas sinuosas, valles pintorescos, pueblos sólidos. El norte de la Inglaterra rural profunda

Liverpool: Ciudad que ha vuelto a nacer, con una fuerte identidad cultural y una vibrante escena musical

Muro de Adriano: Tras los pasos de los centuriones romanos en este sorprendente yacimiento declarado Patrimonio Mundial

Durham: Famosa catedral y universidad histórica; Patrimonio Mundial realmente sorprendente

Castillo de Warwick: El castillo más majestuoso de Inglaterra; lo bastante bien conservado para impresionar, lo bastante ruinoso para ser romántico

Cambridge: Histórica ciudad universitaria; torres, agujas y un toque de remo

York: Patrimonio vikingo, muralla medieval, catedral espléndida y el mejor museo ferroviario del país

Bristol: Intensa mezcla de mentalidad moderna, rico legado histórico y escena musical que puede competir en modernidad con otras regiones más al norte

Canterbury: Espléndida arquitectura medieval; una de las catedrales más bellas de Europa. Historia a raudales

Newsletter

Teléfono:
2902 5797