CANADÁ

Canadá es el segundo país más grande y el país independiente más septentrional del mundo, y ocupa cerca de la mitad del territorio de América del Norte.
Actualmente está clasificado entre los países más desarrollados del mundo. Esto, debido a su infraestructura, inversiones, extensión territorial y nivel de vida de su población; es decir, a un nivel económicamente sustentable.
Por otro lado, el nivel de alfabetización y educación entre la población es alto, por lo que culturalmente es, también, poseedor de una amplia gama de ofertas que van desde la música y las artes en general, hasta la opción de conocer el país a través de sus bellas ciudades turísticas y rincones no tan frecuentados, pero igualmente diversos en cuanto a razas y formas de vida.
A partir de su historia, podemos percibir dicha diversidad, tanto en la división no totalmente tangible de la Costa Francesa y la Costa Inglesa, como por las distintas culturas que conviven en el país. Haciendo referencia, aquí, a los nativos, llamados indígenas canadienses, a los cuales se les han asignado reservas, junto con una serie de aspectos ecológicos y culturales; y también, por otro lado, haciendo referencia a los migrantes que poco a poco han ido formando parte de la vida habitual de Canadá, es decir, a personas que llegan desde Europa, los Estados Unidos, Asia, o incluso, Latinoamérica.
La migración hacia Canadá ha aumentado en los últimos años, en primer lugar, por el nivel en la calidad de vida de ese país y la oferta de empleos que existe en las grandes ciudades, sobre todo. Por ejemplo, Toronto o Vancouver.
En segundo lugar, la necesidad por parte de los canadienses de seguir poblando el territorio, ya que es tan extenso y las distancias son tan grandes entre los distintos poblados.

Naturaleza sublime

El segundo país más grande del planeta posee una interminable variedad de paisajes. Montañas puntiagudas, glaciares centelleantes, espectrales bosques lluviosos, cimbreantes campos de trigo: están todos aquí, repartidos a lo largo de seis husos horarios. También hay playas de poderoso oleaje. Con los océanos Pacífico, Ártico y Atlántico bañándola por tres lados, los kilómetros de costa que posee Canadá cubrirían la mitad de la distancia hasta la Luna, puestos en línea recta.

Es un entorno natural en el que, a menudo, el visitante se quedará sin palabras, y el campo de juegos de grandes animales en estado salvaje: osos polares, osos grizzly, ballenas y el más popular de todos, el alce de patas de bailarina. El viajero puede tener por seguro que verá alguna de estas gigantescas criaturas cuando deje atrás la ciudad.

Actividades

En invierno o verano, grandes aventuras aguardan al visitante por todo el país. Ya sea para practicar snowboard en las montañas de Whistler, hacer surf sobre las olas de Nueva Escocia, excursionismo por el Appalachian Trail de Newfoundland o kayak en la espumosa corriente del río South Nahanni, en los Territorios del Noroeste, el viajero siempre encontrará quien le proporcione un equipo adecuado. También abundan las aventuras más amables, como pasear por el dique Stanley Park de Vancouver, bañarse frente a las playas de arenas rosadas de la isla del Príncipe Eduardo (IPE), o patinar sobre hielo en el Canal Rideau de Ottawa. Antes de que uno se dé cuenta, sentirá la llamada a la acción (y tal vez se dedique a dar un paseo en trineo tirado por perros, a la pesca del sander vitreus, snowkiting…).

Sabor cultural

El Festival del Vino Helado de Okanagan en enero, el Carnaval de invierno de Quebec en febrero, el powwow de Regina en marzo, la fiesta del esquí y el snowboard de Whistler en abril, la Fiesta del Tulipán de Ottawa en mayo, el Festival de Jazz de Montreal en junio, la Estampida de Calgary en julio, la fiesta acadia de New Brunwick en agosto, el festival cinematográfico de Toronto en septiembre, la Oktoberfest de Kitchner en octubre, la fiesta aborigen de Hamilton en noviembre, el Festival de Invierno del Niágara en diciembre: sí, Canadá tiene algo que celebrar durante todo el año. Incluso sitios en los que tal vez uno no pensaría, por ejemplo Edmonton, Winnipeg y St John’s, vibran con festivales, clubes de música en directo y modernos y flamantes museos de arte.

LUGARES DE INTERÉS

Haida Gwaii: Islas cubiertas de antiguos bosques pluviales.

Nahanni National Park Reserve: Aventuras en remo.

Las Rocosas: Montañas con centelleantes glaciares.

Churchill: La central de osos polares de la bahía de Hudson.

Isla de Vancouver: Surf, páramos, granjas y té.

Vancouver: Desinhibida y verde metrópoli.

Calgary Stampede: Tipos rudos, toros y vaqueros expertos en el lazo.

Isla Baffin: El desolado y sobrecogedor paisaje inuit.

Ciudad de Quebec: Un paseo por la bulliciosa Ciudad Vieja.

Bahía de Fundy: Mareas extremas y ballenas.

Cabot Trail: Paisajes costeros y cultura celta.

Montreal: Para sentir el ritmo en el Festival de Jazz.

Ottawa: La capital de los grandes museos.

Cataratas del Niágara: La mayor cascada de Norteamérica.

Newsletter

Teléfono:
(+598) 2902 5797