Argelia

República Democrática Popular de Argelia, es uno de los cincuenta y cuatro países que forman el continente africano. Su capital y ciudad más poblada es Argel. Está ubicado al norte del continente, limitando al norte con el mar Mediterráneo, al este con Túnez y Libia, al sur con Níger y Malí, al suroeste con Mauritania y al oeste con el territorio no autónomo de Sahara Occidental y Marruecos. Con 2 381 740 km² es el país más extenso y con 33 333 216 habs. en 2008, el noveno más poblado, por detrás de Nigeria, Egipto, Etiopía, República Democrática del Congo, Sudáfrica, Tanzania, Kenia y Marruecos.

Junto con Marruecos, Túnez, Mauritania y Libia, es uno de los países que comprenden el Magreb. Constitucionalmente se define como país árabe, amazigh y musulmán. Es miembro de la Unión Africana y de la Liga Árabe desde prácticamente su independencia, y contribuyó a la creación de la Unión del Magreb Árabe (UMA) en 1988.

Historia

La historia de Argelia toma lugar en la fértil llanura costera del norte de África, que es en ocasiones llamado Magreb. La actual Argelia, durante el imperio romano fue parte de la provincia de Mauretania Caesariensis.

Argelia es principalmente de habla árabe, pero una gran minoría aún habla las lenguas indígenas beréber, sobrevivientes de los tiempos del neolítico. Las fuerzas más significativas en la historia del país han sido la expansión del Islam, la arabización, la colonización otomana y francesa, y la lucha por la independencia.

Los restos humanos más antiguos encontrados en la actual Argelia son las del yacimiento de Ain El Ahnech, fechadas hace 1,8 millones de años. Posteriormente aparecen diferentes culturas paleolíticas hasta que el neolítico se introduce con la cultura capsiense, testimoniada desde el 6.800 a.C. y considerada antecesora de los actuales bereberes. Bajo la influencia y, en algunas épocas, la dominación de Cartago, se formó al norte el reino de Numidia. En 200 a. C. pasaron a formar parte del Imperio Romano.

La introducción del Islam y del árabe tuvieron un profundo impacto en el norte de África (o el Magreb) comenzando en el siglo VII. La nueva religión e idioma introdujeron cambios en las relaciones sociales y económicas, establecieron vínculos con una rica cultura, y proporcionó un poderoso lenguaje de discurso y organización política. Desde las grandes dinastías beréberes de los almorávides y almohades hasta los militantes buscando un estado islámico en los años de 1990, el llamado al retorno de los verdaderos valores y prácticas islámicos ha tenido resonancia social y poder político.

La caída de Roma tras la invasión de los vándalos, y la inestabilidad durante el período bizantino comportaron la reconstitución de algunos de los principados bereberes, que se resistieron a la ocupación de los omeyas musulmanes entre los años 670 y 708. Los personajes más conocidos de este conflicto fueron el rey cristiano Kusayla, que venció a Sidi Ocba ibn Nafaa en el año 689, cerca de Biskra, y la reina guerrera Dihya, llamada "la Kahena", que al frente de los bereberes, infligió, en la batalla de Meskiana de 693, una severa derrota al cuerpo expedicionario del emir Hassan Ibn al Noman, que se retiró hasta Trípoli.

Tras la conquista musulmana, los ciudadanos del territorio adoptaron la religión islámica (para recibir protección contra los ataques de los nómadas) y progresivamente adquirieron la lengua árabe. El mestizaje lingüístico y el contacto entre el bereber, el fenicio, el latín, el árabe, el castellano, el turco, y el francés dio lugar al árabe argelino (y al árabe magrebí en general) que ha evolucionado hasta la actualidad, así como la lengua bereber.

En cuanto a la inmigración árabe en África del norte, fue de poca importancia excepto en las dos regiones exteriores de Argelia, Kairuán y Tánger. Una gran parte de la población de lengua árabe es de origen bereber, ya que la contribución demográfica árabe fue limitada.

Por 300 años, comenzando en el siglo XVI, Argelia fue una provincia del Imperio otomano bajo una regencia que tenía a Argel como su capital. Durante este periodo, el moderno estado argelino comenzó a emerger como un territorio distinto entre Túnez y Marruecos. Argelia y sus alrededores, conocidas colectivamente como los estados de Berbería, fueron bases para la piratería del mar Mediterráneo, así como para la esclavitud de los cristianos.

La ocupación francesa de Argelia, comenzando en 1830, mientras tuvo un profundo impacto, hubo un movimiento de resistencia liderada por Abdel Kadir. Además de soportar la afrenta de ser gobernado por un poder extranjero no musulmán, muchos argelinos perdieron sus tierras con el nuevo gobierno o con los colonistas. Los líderes tradicionales fueron eliminados, encerrados, o hechos irrelevantes, y el tradicional sistema educacional fue ampliamente desmantelado; las estructuras sociales fueron presionadas hasta el punto de quiebre. Vista por los europeos con condescendencia a lo mejor, y desprecio a lo peor, los argelinos soportaron 132 años de subyugación colonial.

Independencia

La Guerra de Independencia de Argelia (1954-62), brutal y larga, fue el punto de giro más reciente en la historia del país. Aunque a menudo fratricida, a la larga unió a los argelinos y reforzó el valor de la independencia y la filosofía del anticolonialismo en la conciencia nacional. El uso sistemático de la tortura por parte de los franceses no aseguró la victoria militar. Sin embargo, cabe recordar, que más de un millón de argelinos (o el 10% de la población de Argelia en esa época) fueron forzados a huir del país en 1962 debido a las grietas abiertas por la guerra civil: estos fueron los argelinos de origen europeo o judío (llamados Pieds-noirs) y los argelinos musulmanes que habían apoyado a la Argelia Francesa (los llamados harkis).

En 1962 comenzó un período de relativa estabilidad bajo un gobierno simpatizante del socialismo. Hasta 1988 no se permitió la legalización de otros partidos políticos diferentes al que ejercía el poder.

En 1965 los militares derrocaron a Ahmed Ben Bella, perteneciente a la tendencia de izquierda del FLN y Houari Boumedienne se convirtió en Jefe de Estado. Desde entonces, los militares han dominado la política argelina hasta hoy.

En 1991 el Frente Islámico de Salvación (FIS), un movimiento fundamentalista, ganó la primera vuelta de unas elecciones. Se declaró el estado de emergencia para impedir su llegada al gobierno, lo que terminó en una violenta guerra civil. Las masacres generalizadas no terminaron hasta la paz y la consiguiente celebración de elecciones en 1997, donde fue elegido el actual dirigente: Abdelaziz Bouteflika. La Cabilia sigue siendo un foco de agitación debido a la discriminación de la cultura amazigh, mayoritaria en esta región.

Política y Gobierno

Argelia es una república constitucional con un gobierno democráticamente elegido. Sin embargo, el ejército tiene gran influencia en la vida política. Desde los 1990, Argelia está en vías de transición de la economía planificada de su pasado socialista a una economía de mercado, con el apoyo de las potencias europeas.

Según la constitución de 1976 (modificado en 1979, 1988, 1989 y 1996), Argelia es un estado multipartidista. Todo partido debe ser autorizado por el ministro del interior. Hay más de 40 partidos políticos. Según la constitución, no pueden formarse partidos basados en la religión, lengua, raza, género o pertenencia regional.

El Jefe de Estado es el Presidente de la República, elegido por sufragio universal, directo y secreto para un mandato de cinco años. Desde 2008, el número de mandatos está más limitado.

El Presidente es el jefe del Consejo de Ministros y el Alto Consejo de Seguridad. También es jefe del ejército, responsable de la defensa nacional, decide y dirige la política exterior de la Nación. Preside el Consejo de Ministros, nombra al Primer Ministro y también puede poner fin a sus funciones, firma los decretos presidenciales, tiene el derecho de gracia, el derecho a la remisión o la conmutación de la pena. También puede celebrar un referéndum, adornos de adjudicación y celebrar y ratificar tratados internacionales.

Geografía

Límites:

  • Total: 6 734 kilómetros 4.

  • Países de la frontera: Libia (989 kilómetros), Malí (1 359 kilómetros), Mauritania (460 kilómetros), Marruecos (1 900 kilómetros), Níger (951 kilómetros), Túnez (1 034 kilómetros), Sáhara Occidental (41 kilómetros).

La parte septentrional de Argelia es una gran meseta alargada, en la que se forman numerosas depresiones, limitadas por altos rebordes montañosos al norte y sur. Las montañas del Atlas se extienden al norte del país y están formadas por dos cordilleras de plegamiento: la septentrional, llamada Atlas del Tell, y la meridional, llamada Atlas Sahariano. Entre ambas queda la meseta o altiplanicie interior. Al sur del Atlas Sahariano comienza el desierto del Sahara, que ocupa la mayor parte del país y presenta un relieve muy variado, por la presencia de antiguas montañas, muy trabajadas por erosión eólica. Desde el litoral al interior cabe distinguir: las pequeñas llanuras costeras, muy reducidas por la proximidad de las montañas al Mediterráneo, entre las que destacan la Mitidja (Argel), el valle del bajo Chéliff, y las cuencas de Orán, Skikda y Annaba; el Tell; las Altas Mesetas, con sus depresiones, cubiertas en parte de lagos salados (chotts o shotts); el Atlas Sahariano; y la zona desértica.

Los ríos argelinos conservan un caudal casi regular únicamente en el norte montañoso y en verano sufren una fuerte desecación. Y muchos ríos del interior no llegan a desembocar en el mar, sino que desaguan en las depresiones del terreno, donde al evaporarse forman marjales y lagunas salobre. Ningún río de Argelia es navegable, ni siquiera los de la zona septentrional, que suelen tener la sección inferior cubierta de lodo, aunque se usan para la irrigación. Tradicionalmente se considera que el principal río de Argelia es el río Cheliff (o Chelif, o Shelif), en el norte, aunque el de más longitud es el río Draa en el suroeste que actualmente forma parte de la frontera con Marruecos.

Ecología

La mayor parte de Argelia está ocupada por el Sahara, dividido según WWF en cuatro ecorregiones de desierto: la estepa del Sahara septentrional al sur del Atlas, el desierto del Sahara en la mitad sur del país, el monte xerófilo del Sahara occidental en el macizo de Ahaggar y la meseta del Tassili n'Ajjer, en el sureste, y la estepa y sabana arbolada del Sahara meridional, en el extremo sur. En el norte del país el bioma dominante es el bosque mediterráneo, con el bosque mediterráneo norteafricano al norte y la estepa arbustiva mediterránea al sur, así como un enclave de bosque seco mediterráneo y matorral suculento de acacias y erguenes en el extremo oeste. La diversidad de Argelia se completa con el bosque montano norteafricano de coníferas en las montañas del Atlas y el salobral del Sahara en diversos humedales dispersos.

Economía

Sus principales recursos son petróleo, gas, hierro, zinc, plata, cobre y fosfatos. Un 25% de la población activa se dedica a la agricultura y la pesca. La economía creció un 6% en el año 2005. La tasa de desempleo es del 17,1% (2005).

Los combustibles fósiles son la principal fuente de ingresos de Argelia, representando aproximadamente un 60% de las rentas del estado, un 30% del PIB, y un 98% de los ingresos de la exportación en 2006. En la clasificación de los países con mayores reservas de petróleo, el país ocupa la posición número 14, almacenando unos 11.800 millones de barriles de crudo, pero se considera que la cantidad actual de las reservas es incluso superior. La Administración de Información de la Energía de los Estados Unidos informó en enero de 2007 que Argelia tenía unas reservas probadas de 161,7 billones de pies cúbicos de gas natural, el octavo país del mundo con mayores reservas de este combustible.

Los indicadores económicos y financieros mejoraron a mediados de los años 1990, debido en parte a las reformas políticas apoyadas por el Fondo Monetario Internacional, y una renegociación de la deuda externa con el Club de París. La economía de Argelia se benefició en 2000 y 2001 del incremento que sufrió el precio del crudo, y de la ajustada política fiscal llevada a cabo por el gobierno, dando como resultado un gran incremento de los beneficios en el comercio, récords elevados en los intercambios comerciales, y una reducción de la deuda. Sin embargo, los continuos esfuerzos del gobierno por diversificar la economía, atraer las inversiones, y aumentar el nivel de vida de los ciudadanos tuvieron poco éxito. En 2001, el gobierno firmó un tratado de asociación con la Unión Europea que le supondría menores tarifas y que permitiría aumentar el comercio. En marzo de 2006, Rusia aceptó perdonar 4.740 millones de dólares estadounidenses de deuda de la época soviética durante una visita del presidente Vladímir Putin al país, la primera que realizaba un líder ruso en medio siglo. En compensación, el presidente argelino Bouteflika accedió a comprar aviones de combate rusos, defensas antiaéreas y otras armas por valor de 7.500 millones de dólares, según la agencia rusa Rosoboronexport.

Argelia decidió en 2006 pagar la deuda que tenía con el Club de París antes de lo estipulado, y que ascendía a 8 mil millones de dólares. Esto redujo la deuda externa de Argelia a valores por debajo de 5 mil millones de dólares a finales de 2006.

Agricultura

Desde tiempos de los romanos, Argelia ha destacado por la fertilidad de su suelo, aunque tan sólo el 9,4% de la población trabaja en la agricultura.

A mediados del siglo XIX se cultivaron grandes cantidades de algodón coincidiendo con la Guerra Civil Estadounidense, pero su industria sufrió un retroceso. A principios del siglo XX se hicieron esfuerzos para retomar el cultivo de esta planta. Una pequeña cantidad de algodón se cultiva en los oasis del sur. Se producen grandes cantidades de una fibra vegetal, hecha de las hojas de palmera enana. Otros cultivos importantes son los olivos y el tabaco.

Para el cultivo de cereales se emplean más de 30.000 km². La zona del Tell es la de mayor extensión de cultivo de cereales. Durante la época de ocupación francesa, su productividad se vio incrementada sustancialmente gracias a los pozos artesianos. Los principales cereales son el trigo, la cebada y la avena sativa. Se exportan una gran variedad de frutas y verduras, especialmente cítricos, así como también higos, dátiles, fibra de esparto y corcho. Argelia es el mayor mercado de África de avena sativa.

Turismo

Argelia es un país para ser visitado en cualquier época del año. En verano se puede disfrutar de unas playas lindas y cristalinas, tanto vírgenes como dotadas de restaurantes, hoteles y complejos turísticos, como en Argel, Bejaïa, Tipasa y Orán. En invierno se puede disfrutar de las montañas colmadas de nieve del Djurjura en Cabilia. En el centro del Parque Nacional del Djurdjura, en el municipio de Tikjda, la estación de esquí de Chrea ofrece la posibilidad de practicar esquí alpino y esquí de fondo.

Algunos de los sitios más importantes para ser visitados son los desiertos y sus oasis, teniendo en cuenta que la mayor parte del desierto más grande del mundo, el Sáhara, se encuentra en territorio argelino.

Argelia tiene un importante patrimonio arqueológico y cultural. Desde 1982, tiene siete sitios clasificados en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco:

  • las ruinas de Djemila.
  • las ruinas de Tipasa.
  • las ruinas de Timgad.
  • la Casba de Argel.
  • las ciudades bereberes del valle del M'zab.
  • las ruinas de la fortaleza bereber de Qal'âa Beni Hammad.
  • el macizo montañoso de Tassili n'Ajjer, uno de los mayores sitios de pinturas rupestres del mundo.

Argelia cuenta con una línea de metro en su capital. El proyecto inicial contaba con 14 trenes de última generación de fabricación española, estos trenes fueron suministrados por la empresa multinacional CAF. También cuenta con 3 líneas de tranvías, que se inauguraron en el año 2009, que al igual que todos los trenes planificados, son de última generación.

Cultura

Como en Argelia se instalaron muchas comunidades desde el siglo V, hoy en día Argelia tiene una gran variedad cultural y étnica. El 80% de la cultura argelina está dividido entre el norte fértil y el sur desértico: en el norte se ha desarrollado más la cultura de tipo europeo, mientras que la cultura del sur ha mantenido más sus características tradicionales debido al aislamiento, aunque algunas ciudades están conociendo un rápido crecimiento de la tecnología del siglo XXI.

Los pueblos de cultura bereber residen mayoritariamente en el norte de Argelia, de mayor densidad poblacional, pero tienen también una fuerte implantación milenaria en el Sáhara.

Lenguas

El árabe clásico es la lengua oficial del país, y desde abril de 2002 el tamazight, o bereber, también es lengua nacional, sin que se le otorgase un estatus de lengua co-oficial. El idioma constituyó un instrumento de represión contra la minoría bereber, la cual pide reconocimiento oficial y más autonomía del poder central argelino desde 1972. En la vida diaria, los argelinos hablan un «árabe dialectal», o darija, bastante diferenciado del árabe clásico en cuanto a vocabulario, siendo bastante similar en sintaxis y gramaticalmente. La darija ha conservado numerosas palabras y estructuras bereberes y tiene algunos préstamos del francés. El tamazight se expresa asimismo en diferentes variantes regionales: el cabilio (taqbaylit) en Cabilia, el chenoui en el noroeste, y el chaoui en el noreste (región de Aurés). Además también existen el touareg en el Sáhara, el tamzabit en el Valle de M'Zab y el tashelhit en la frontera con Marruecos.

Debido a que los censos lingüísticos, étnicos o religiosos están prohibidos en Argelia, no se sabe con exactitud el número de arabófonos y del resto de idiomas. Por otro lado buena parte de la población argelina es bilingüe o trilingüe, hablando con fluidez tanto el árabe como el tamazight o el francés, por lo que es muy difícil definir con precisión grupos lingüísticos de un habla u otro. En 2007, se estimaba que 27,4 o 30% (un tercio de la población, 8.800.000 habitantes) hablaba una de las lenguas bereberes, y más del 72% hablaba árabe, en su mayoría árabe dialectal argelino. El francés, no obstante, es hablado por el 70% de los argelinos como segunda lengua, especialmente presente en el sistema educativo, en los medios de comunicación y en los medios turístico, comercial y financiero. Desde su independencia, los gobiernos argelinos han pretendido favorecer la expansión del árabe clásico en desmedro de las variantes locales, y en contraposición al francés y al tamazigth o bererer.

El hassanía o hassaniyya, es el árabe dialectal hablado por los refugiados saharauis en los campos de refugiados de Tindouf. Estos hablan también español debido a su pasado colonial.

Religión

El 99% de la población es musulmana sunnita, el 1% es católica y judía. Éstos últimos cuentan con 500 personas en todo el país, y viven principalmente en Argel; proceden de la población judía anterior a la creación de Israel, cuya mayor parte huyó o fue expulsada tras la independencia.

Filosofía

Argelia también ha sido cuna de importantes figuras de la filosofía clásica y moderna, con nombres como Agustín de Hipona, Jacques Derrida, Louis Althusser o Albert Camus.

Música

La música chaâbi es un género musical típico de Argelia que se caracteriza por ritmos específicos y de Qacida (poemas populares) en un dialecto del árabe. El representante más importante de este tipo de música es sin duda El Hadj M'Hamed El Anka. Uno de los mejores representantes del estilo Ma'luf (véase música andalusí) de Constantinois es Mohamed Tahar Fergani.

Entre los estilos musicales tradicionales destaca la música beduina, que se caracteriza por las canciones poéticas basadas en extensos kacida (poemas); la música cabilia, basada en un rico repertorio que consta de poesía y antiguos relatos que se han transmitido generación tras generación; la música shawia, una tradición de diversas zonas del Aurés; el estilo musical rahaba es único en esa región. Souad Massi es una cantante, compositora y guitarrista tradicional que usa varios idiomas, en ocasiones mezclados, en sus trabajos. Manel Filali, de Alemania, y Kenza Farah, de Francia son algunos de los cantantes de la diáspora. La música tergui suele cantarse en lenguas tuareg; el grupo tuareg Tinariwen ha sido exitoso internacionalmente. La música staïfi surgió en Sétif y sigue siendo un estilo único en su tipo.

La música moderna muestra varias facetas: la música raï es un estilo típico de Argelia occidental. El rap argelino es un estilo relativamente reciente en el país que ha estado creciendo significativamente.

Newsletter

Teléfono:
(+598) 2902 5797