NORTE DE MARRUECOS - 04 DÍAS

TARIFA/ TANGER/ TETUAN/ CHEFCHAOUEN/ VOLUBILIS MEKNES- FEZ/ ASILAH

CAMA

DÍA 01 (JUEVES): TARIFA - TANGER - TETUAN - CHEFCHAOUEN

Recogida de las tarjetas de embarque en el puerto de Tarifa 13:00 hrs. Salida del fast ferry hacia Tánger. No olviden sellar sus pasaportes durante la travesía nada más entrar en el barco y siempre antes de llegar a Tánger. Le recomendamos comer algo en el barco o bien traer su propia comida para comer en el barco, ya que este día no haremos parada para almorzar. La brisa del mar nos acariciará cuando divisamos Tánger. Desde la cubierta del barco aparecen en todo su esplendor el perfil de las colinas de la ciudad, dominadas por dos altas torres: la de la mezquita de Mohammed V y la de la Catedral española. De fondo, entre el murmullo de las olas, se adivina el sonido del muecín llamando a la oración, y es entonces cuando sentimos que hemos llegado a nuestro destino, Marruecos: el país de los sentidos. Llegada a Tánger y encuentro con chofer de habla hispana y el transporte marroquí en el puerto, salida hacia Tetuán Llegada a Tetuán y visita guiada de la ciudad. Tetuán que en árabe significa "los ojos" o "las fuentes". En ocasiones conocida con el sobrenombre de "La paloma blanca", es una ciudad del norte de Marruecos, ubicada junto al Mediterráneo. Su medina ha sido declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO Fue fundada en el Siglo III antes de Cristo, destruida por los romanos en el Siglo I, durante 200 años las legiones la utilizaron como destacamento militar. No fue repoblada hasta 1307 cuando uno de los sultanes meriníes decidió construir una ciudad fortificada en el emplazamiento actual de Tetuán. La ciudad fue destruida en 1339 por el Rey de Castilla y no fue nuevamente ocupada hasta el Siglo XVI por algunos judíos procedentes de España. Los españoles bloquearon su puerto para evitar la piratería y entró en una etapa de declive que no cesó hasta la época de Mulay Ismail. España la reconquistó en 1862 manteniendo una cierta influencia en la ciudad hasta que en 1913, y con el protectorado volvieron a ocuparla de nuevo. Por ello en ocasiones se ha dicho que Tetuán es la más hispana de las ciudades marroquíes. Continuación hacia Chefchaouen, misterioso pueblo donde la mayoría de sus casas están pintadas de un color azul añil que lo hace inolvidable. Chefchaouen fue fundado como lugar secreto desde el que atacar a los portugueses instalados en la costa norte de Marruecos. Estuvo totalmente prohibida la entrada Chefchaouen a los europeos hasta la llegada de las tropas españolas en 1920. Está ubicado dentro de una reserva natural de la biosfera, en las faldas de los montes Jbel Tisouka y Jbel Megou de la Cordillera del Rif. Llegada a Chefchaouen y encuentro con el guía local quien les acompañará al hotel para dejar el equipaje y posteriormente realizar una visita guiada de la ciudad de Chefchaouen Llegada al riad en Chefchaouen , entrega de habitaciones. Cena en el riad.

DÍA 02 (VIERNES): CHEFCHAOUEN VOLUBILIS MEKNES FEZ

Desayuno en el riad. Salida hacia Volubilis antigua ciudad romana situada a los pies del monte Zerhun, este yacimiento arqueológico es posiblemente el mejor preservado de esta área del norte de África. Fue en el siglo II una ciudad cuya prosperidad se basaba en la producción y comercio de aceite, trigo y de animales salvajes destinados a los circos. Fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de UNESCO en el año 1997. Visita de Volubilis con guía local. Tiempo libre para almorzar Continuación hacia hacia Meknes y visita con guía local.. La historia de Meknés (ciudad patrimonio de la humanidad por la UNESCO desde 1996), va ligada de forma indisoluble a la persona de Moulay Ismail, fundador de la dinastía Alauíta. Ambicioso, visionario y genial arquitecto, remodeló y embelleció la ciudad a ejemplo de Luis XIV de Francia, para conseguir una “Versalles marroquí”. Moulay Ismail edificó en esta fiebre constructora, murallas, palacios suntuosos, mezquitas, medersas, jardines y fuentes, que todavía hoy nos sorprenden por su belleza y variedad. En su ambición por emular al monarca francés, cuentan que pidió la mano de su hija, Mademoiselle de Blois, Princesa viuda de Conti. Amablemente el Rey Sol declinó la petición, si bien a cambio, le envió una bella colección de relojes, que dicen que todavía hoy adornan su bello palacio de Meknés, Dar El Makhzén. Parece que se consoló pronto, pues llegó a tener más de 500 concubinas y hasta 867 hijos, si bien ninguno de ellos ha pasado a la historia por continuar o engrandecer su legado. Así la ciudad de Meknés sigue siendo hoy un ejemplo de arquitectura hispano-marroquí, fiel a sus orígenes en el siglo XVII, cuando fue por breve tiempo capital imperial.

Llegada al riad en Fez, entrega de habitaciones y cena en el riad

DÍA 03 (SÁBADO): FEZ

Desayuno. Hoy dedicaremos el día a disfrutar de la ciudad de Fez. En realidad, Fez son tres ciudades en una. La ciudad nueva, fundada por los franceses en 1920 y sin ningún interés para el visitante, Fez el Bali y Fez el Jedid o Fez la Nueva, una ampliación de la metrópoli anterior, realizada bajo la dinastía de los Benimerines en el siglo XIII. Pero es, fuera de toda duda, el laberinto medieval con más de 9,400 calles que conforma Fez el Bali lo más atractivo de Fez. Los distintos gremios profesionales que coexisten allí se distribuyen en diferentes barrios según la especialidad que ejercitan, existiendo el barrio de los artesanos, el de los alfareros, forjadores, sastres... Perderse por el zoco de Fez se convierte en todo un placer para los sentidos si te dejas llevar por el instinto y el olfato. Las calles, sinuosas y muy estrechas, y las casas, muy altas, dejan pasar pocos rayos de sol conformando unos juegos de luces y sombras enigmáticas y misteriosas; algo que acrecienta la sensación de estar en otro mundo. Espejos, perfumes, gallinas, palomas, platería, oro, babuchas, sandalias, chilabas, tambores, verduras, frutas, alfarería, cerámica, forjados, hierbas (nada ilegal), especias, retratos del rey, cereales, libros, cristalerías y todo lo imaginable, todo, está aquí. El constante traqueteo de los burros, cargados con mercancías de diversas procedencias, te transporta a un mundo de ensoñación únicamente roto por el grito de “barak” con el que el dueño del animal avisa a los transeúntes del paso del asno. Encuentro en recepción y visita de Fez. Comenzaremos el día visitando Fez el Jedid para ver la plaza Aluita, Palacio Real y el dar el Makhzen. Continuaremos hacia Fez el Bali, su medina, con más de 7.000 calles y 83.000 tiendas donde veremos los vendedores de especias. Un parte impresionante de la ciudad donde las fragancias y perfumes invitan a los turistas a acercarse. Terminamos la mañana con la visita a la Madraza Es Attarin, obra de arte de la arquitectura islámica, el museo de Fez y la plaza Es Seffarin cerca de las tenerías. Pasear por las laberínticas calles de Fez transporta a mundos pasados en los que alfareros, forjadores y artesanos conviven con el visitante extranjero, que no deja de sorprenderse observando sus gentes y olfateando los múltiples aromas y olores que inundan la atmósfera de esta ciudad. Almuerzo libre en Fez. Tarde libre en Fez. Cena en el riad en Fez.

DÍA 04 (DOMINGO): FEZ - ASILAH - TANGER - TARIFA

Desayuno. Salida temprano hacia Asilah, también conocida como perla del Atlántico. Asilah es una pequeña ciudad costera del norte de Marruecos, fácilmente manejable dado su reducido tamaño y muy tranquila, la medina de Asilah se encuentra dentro de las murallas portuguesas que un día la cercaron. Es una ciudad de poetas y pintores, que lleva a gala haber sido la cuna de Raissuli, héroe o villano según quien lo evoque. Azotada por el mar, es una acuarela durante el día, cuando se reúnen sus gentes a contemplar el océano desde el mirador fortificado. Tiempo libre para visitar Asilah y para almorzar y probar los que lo deseen los frutos del mar.

12:00 hrs. Salida hacia Tánger y embarque a Tarifa
14:00 hrs. Salida del fast ferry de Tánger.
16:00 hrs. Llegada a Tarifa.

Fin de nuestros servicios

Newsletter

Teléfono:
(+598) 2902 5797